Los pulsos y la palpación

TOMA DEL PULSO

Se trata de una forma diagnóstica según la cual el médico, a través de sus dedos, busca y toca la arteria del paciente y examina las manifestaciones del pulso con el fin de conocer la evolución de la enfermedad

Posición de los pulsos

Acerca de la posición de los pulsos, en «Suwen», una de las dos partes de Huangdi Neijing (Canon de Medicina Interna), está registrado el diagnóstico basado en la toma del pulso en todo el cuerpo humano, es decir, se toma el pulso en la cabeza, en las manos y en los pies.

En otra obra clásica titulada Shanghanlun (Sobre la tifoidea), Zhang Zhongjing, de la dinastía Han,
indica un método de tomar el pulso con tres pasos, o sea, tomar el pulso en renying (arteria carótida exterior), cunkou (arteria radial) y fuyang (arteria dorsal del pie).

Pero esos métodos se usan poco en épocas posteriores.

La zona donde más comúnmente se toma el pulso se localiza en cunkou, esto es, la arteria radial en la superficie situada detrás de la muñeca.

Cunkou, que tiene el nombre qikou o maikou, se divide en tres regiones:

cun, guan y chi

La región donde se halla la apófisis estiloide radial
se conoce con el nombre guan; delante de éste está cun y detrás de guan está chi.

Las dos manos tienen sus respectivos cun, guan y chi.

Acerca de la condición de los órganos internos que reflejan esos pulsos hay diversas explicaciones desde hace tiempo, pero lo esencial no varía.

En la práctica clínica de hoy se cree que cun de la mano derecha refleja la condición del pulmón; guan derecho, la del bazo y del estómago, y chi derecho, la del riñon (puerta de la vida); y cun, guan y chi de la mano izquierda reflejan respectivamente las condiciones del corazón, el hígado y el riñón. Esto explica el principio de que

«los pulsos cun reflejan los órganos del tórax,
y los pulsos de chi, los órganos del abdomen».

Ello sirve de referencia en la práctica clínica, pero no se puede aplicar este método mecánicamente,
sino que se deben considerar síntomas y signos concretos y efectuar un análisis sintetizando la situación de cada enfermedad, y sólo de esta manera se puede lograr una correcta diagnosis.

El método de tomar el pulso en cunkou apareció por primera vez en el capítulo «Sobre los cinco órganos», de Suwen, que dice:

«¿Por qué qikou (cunkou) solo puede reflejar los cinco órganos?
La respuesta consiste en que el estómago es como el mar 
de los alimentos  y la fuente de los órganos.
Los alimentos entran por la boca y se almacenan allí 
para nutrir el qi (energía vital) de los órganos, 
y a qikou (cunkou) es donde llegan los meridianos taiyin 
de la mano y del pie. 

La energía de los órganos proviene del estómago y se refleja en qikou.»

En el capítulo titulado «Yinan» (Una dificultad), de Nanjing (obra clásica sobre problemas difíciles), se dice:

«Los doce meridianos regulares tienen arterias,
¿por qué solamente tomando el pulso de la arteria en cunkou es donde
se halla uno de los ocho puntos de influencia?; 
por allí pasa la arteria del meridiano taiyin de la mano.» 

Eso quiere decir, primero, que cunkou está en el punto de influencia del meridiano del pulmón taiyin de la mano, y todos los meridianos que se comunican con los órganos se reúnen en el pulmón, es decir, «el pulmón se comunica con todos los meridianos»
Segundo, que el meridiano del bazo taiyin del pie se conecta con el meridiano del pulmón taiyin de la mano, y en realidad este meridiano se origina también desde el estómago y el bazo de zhongjiao (jiao medio), y el estómago y el bazo son justamente la fuente de qi (energía vital) y xue (sangre) de todos los órganos.

Por consiguiente, por el pulso de cunkou se puede conocer la condición de qi y xue de todos los meridianos y órganos del cuerpo humano.

Así pues, se toma el pulso en cunkou también porque es más fácil hacerlo en esta parte.

Método de toma del pulso
El paciente debe estar sentado o en posición supina con el brazo al nivel del corazón, con la palma de la mano hacia arriba, para que la sangre circule bien.

En pacientes adultos se localiza el pulso con tres dedos de la mano: primero, se localiza guan con el dedo medio en la apófisis estiloide radial; luego, se ponen los dedos índice y anular para ubicar cun y chi.

Los tres dedos tienen que mantenerse como un arco, con las puntas bien alineadas, y se toma el pulso con las yemas de los dedos.

La distancia entre los tres dedos depende de la estatura del paciente; si el paciente es alto, se debe
mantenerlos más distantes, y viceversa.

Como el niño tiene muy corto cunkou, no caben los tres dedos, y se puede tomar el pulso en guan ubicándolo con el pulgar (sin diferenciar cun, guan y chi).

Al tomar el pulso se ejerce una fuerza de distintos grados con los dedos para lograr tres diferentes datos (hou) en cun, guan y chi respectivamente:
Se presiona ligeramente en la piel para tomar el pulso superficial, lo que se denomina ju (levantar)
Se presiona fuertemente hasta tocar el hueso para tomar el pulso profundo, lo que se denomina an (presionar)
Se presiona con fuerza moderada hasta el músculo, para tomar el pulso medio, lo que se conoce como xun (buscar).

En cada uno, cun, guan y chi, se pueden lograr estos tres hou, por ello se habla de «nueve hou de las tres partes».

Es más usual el método de tomar el pulso al mismo tiempo con los tres dedos, y se denomina «toma general».
Para obtener en particular las manifestaciones del pulso de cada parte se puede realizar la toma con un solo dedo, lo que se denomina como método de «toma parcial».
En la práctica clínica se combinan con frecuencia los dos métodos.

Para tomar el pulso se requiere silencio y tranquilidad.

Si el paciente acaba de terminar un movimiento violento hay que mandarle descansar antes de tomarle el pulso.


El método consiste en mantener una respiración tranquila y centrar la atención en los dedos.
Cada sesión no debe abarcar menos de cincuenta pulsaciones, según la costumbre en la antigüedad,
esto es, en la práctica clínica de hoy, no menos de un minuto

Tomar el pulso tiene la finalidad de examinar manifestaciones tales como la frecuencia, el ritmo, la abundancia, la profundidad, la fluidez, la amplitud, etc.

A través de la observación de los cambios de las manifestaciones del pulso se determinan la ubicación y el carácter de los síndromes y la situación de los factores patógenos y antipatógenos.


Manifestaciones normales del pulso
Las manifestaciones normales del pulso o «pulso corriente» son las siguientes:

Con calma y con fuerza, es uniforme, rítmico y con una velocidad moderada, y la frecuencia es de cuatro veces por cada respiración.

En el pulso pueden surgir cambios normales y adecuados a las variaciones de los movimientos fisiológicos, del clima y de la situación.

Teóricamente se considera que el pulso corriente tiene en lo fundamental tres características:

a.) fuerza, es decir, el pulso es moderado y fuerte;
b.) energía (energía del estómago), que indica que el pulso es calmado y rítmico, y
c.) raíz, lo que significa que al tomarlo presionando fuertemente en la región chi se obtiene una sensación correspondiente de fuerza y aplomo.

Las manifestaciones del pulso están vinculadas con las condiciones circunstanciales y fisiológicas.

Según la edad, el sexo, el estado de salud y de ánimo, el pulso también experimenta cambios fisiológicos.
Por ejemplo, mientras menor es la edad, el pulso es más rápido; es veloz el pulso de los niños; frecuente y fuerte el de los jóvenes y adultos, y débil y lento el de los ancianos.

El pulso de los adultos del sexo femenino es comparativamente menos fuerte y más frecuente que el de los varones.

La región en que se percibe el pulso de las personas de alta estatura es más extensa que en las de baja estatura.
El pulso de los individuos delgados es en general superficial, mientras que el de los gordos es profundo.
El pulso aparece rápido y fuerte siempre después de un trabajo físico pesado, un movimiento violento, una larga caminata, una bebida alcohólica, una comida abundante o cuando uno está agitado, mientras que se percibe un pulso débil cuando uno está hambriento o en reposo.

La alteración de las cuatro estaciones también se refleja en las manifestaciones del pulso, por ejemplo, en primavera el pulso es de cuerda; en verano, el pulso es más lleno; en otoño, superficial,
y en invierno, comparativamente, es más profundo.
Todos estos cambios deben considerarse también en la práctica clínica y diferenciarse de las manifestaciones anormales.
En algunas personas el pulso no aparece en cunkou, sino que pasa por chi y se desvía hacia el dorso de la mano, o se percibe el pulso en la región opuesta de cunkou (en el dorso de la muñeca).
Todo ello se debe a la anormalidad anatómica de la arteria radial y es inherente a ciertas particularidades fisiológicas, por lo que no se debe interpretar como pulso anormal.

Pulsos anormales y los síndromes que representan
Los pulsos anormales son aquellos en cuyas manifestaciones se reflejan los síndromes, síntomas y signos de las enfermedades.

En general, casi todas las manifestaciones malsanas pertenecen a pulsos anormales, excepto los
pulsos con cambios normales fisiológicos o con particularidades fisiológicas.

Conforme al desarrollo de la teoría del pulso y según las distintas experiencias de los médicos, va variando la denominación de los pulsos.
En Maijing (obra clásica sobre el tema), el libro más antiguo sobre el pulso que se conserva hoy día, se registran 24 manifestaciones del pulso, y en Jingyue Quanshu, otro libro al respecto, sólo se mencionan 16 manifestaciones; mientras que en Binhu Maixue se registran 27 manifestaciones
que tienen más amplio uso, y en Zhenjia Zhengyan hay una más, el pulso veloz. Por lo tanto, en la actualidad se hace el análisis según estas 28 manifestaciones, que se diferencian a través de la posición, frecuencia, forma, ritmo, fuerza y fluidez del pulso.

PULSO SUPERFICIAL.

Manifestación: Se percibe con una ligera presión de los dedos, pero se debilita al aumentar la presión. Se caracteriza por su aparición en la superficie. Enfermedades: Síndromes superficiales.
Si el pulso es superficial y fuerte a la vez, se indica exceso (shi)
Si el pulso es superficial y débil, ello corresponde al síndrome deficiencia  (xu).
Análisis: El pulso superficial indica síndromes superficiales, quiere decir que la enfermedad se encuentra en la superficie del cuerpo, de los meridianos y colaterales.
Cuando la superficie corporal es atacada por factores patógenos exógenos, weiqi (energía defensiva) empieza a luchar contra éstos, entonces el pulso palpita en el exterior y aparece superficial y fuerte.
Sin embargo, en los pacientes que tienen enfermedades crónicas durante largo tiempo se ve también el pulso superficial pero débil.
Esto indica una enfermedad grave, reflejada por la aparición en la superficie de la deficiencia de yang. Por eso, existe el dicho de que «merece especial atención encontrarlo en pacientes de enfermedades crónicas»; en la práctica clínica no se puede tomar el caso como síndrome originado por factores patógenos exógenos.

Pulsos semejantes al pulso superficial

Pulso difuso: 
Superficial pero flojo.
Cuando se toma con una ligera presión aparece esparcido y débil, y desaparece al aumentar la presión.
Por lo tanto, se le describe como «flores de álamo que no dejan huellas».
El pulso difuso demuestra que está dispersado y consumido zhengqi (factores antipatógenos) y que jin (esencia vital) de los órganos está acabándose, lo que representa el signo de la crisis.

Pulso hueco como puerro: Superficial pero vacío por dentro, como si se presionara en un puerro. Aparece con frecuencia después de hemorragia o transpiración excesiva, debido a la deficiencia
de los fluidos corporales de yin en el interior y a la aparición de yangqi (energía de yang) en la superficie.

PULSO PROFUNDO

Manifestación: Pulso que se puede percibir sólo presionando fuertemente.
Enfermedades: Síndromes internos.
Si el pulso es fuerte, se indica shi (exceso) interno
Si es débil, xu (deficiencia) interno.
Análisis: Los factores patógenos ya penetran en el interior del cuerpo y qi y xue no pueden circular bien por dentro, por lo tanto el pulso aparece profundo y fuerte; y si los órganos están debilitados y qi y xue son deficientes, el pulso tiene dificultad para latir y parece profundo y débil.

Pulsos semejantes al pulso profundo

Pulso escondido: 
Está en una parte más profunda que el pulso profundo y se puede percibir sólo presionando
fuertemente hasta el tendón y el hueso, o incluso se esconde temporalmente y no se percibe. Se manifiesta con frecuencia en casos de síncope, shock y en dolor severo.
Eso se debe a que el frío causado por la preponderancia de yin y los factores patógenos han penetrado en el interior del cuerpo y qi y xue no pueden circular libremente.

Pulso firme: 
Es un pulso fuerte como cuerda tensa.
No se percibe con una presión ligera ni media, sino con una presión fuerte cuando está sólido
y no se mueve. El pulso de este tipo se manifiesta generalmente en casos de acumulación de frío, tales como tuberculosis o tumores en el abdomen y en la hernia.

PULSO LENTO

Manifestación: Pulso que late lentamente, cuya frecuencia es menor de cuatro veces por cada respiración, o sea, menos de 60 veces por minuto.
Enfermedades: Síndromes de frío.
Cuando el pulso es fuerte se indica la acumulación de frío; si es débil, deficiencia de yang.
Análisis: Por la acumulación de frío, la circulación normal de qi está obstruida y yang pierde su función de transportar, por eso el pulso aparece lento.
Si el pulso es lento y fuerte se indica el frío excesivo en el interior, mientras que si el pulso es lento y débil se presenta la insuficiencia de yang en el interior.
Sin embargo, la acumulación de los factores patógenos y del calor también obstruye la circulación de sangre y causa el pulso lento, pero fuerte. Se ve este pulso en casos de síndromes de los meridianos yangming de la mano y del pie, como la fiebre tifoidea. Por eso no se puede
definir de manera mecánica como síndromes de frío, sino que hay que diagnosticar analizando el pulso, los síntomas y signos concretos.

Pulsos semejantes al pulso lento:

Pulso moderado: Pulso tardío cuya frecuencia llega a cuatro veces por cada respiración, va y viene con lentitud.
Si el pulso es rítmico y con calma se indica condición normal
Si el pulso es retardado y flojo indica condición anormal. Este último se manifiesta con frecuencia en síndromes causados por factores patógenos de humedad y síndromes de debilidad
del estómago y del bazo. Eso se debe a que la humedad es viscosa y provoca estancamiento de energía y sangre, o a que la disfunción del bazo y del estómago causa la deficiencia de energía y sangre, de modo que el pulso late lento y flojo.
La aparición de un pulso lento y con calma en un enfermo indica la recuperación de factores antipatógenos

PULSO RÁPIDO
Manifestación: Pulso cuya frecuencia sobrepasa a cinco veces por cada respiración (más de 90 veces cada minuto), «va y viene precipitadamente».
Enfermedades: Síndromes de calor.
Si el pulso es fuerte se indica calor de exceso
Si el pulso es débil, calor de deficiencia.
Análisis: La hiperactividad del calor patógeno hace que la sangre circule con más rapidez, de modo que aparece el pulso rápido. Se acumula el calor patógeno de tipo de exceso en el interior, y no se debilitan los factores antipatógenos; entonces resulta una lucha entre ambas partes, y el pulso aparece rápido y fuerte, mientras que después de una larga enfermedad crónica se debilita yin y se produce el
calor de tipo de deficiencia en el interior, y el pulso aparece rápido pero sin fuerza.
Cuando yang aparece en la superficie a causa de su deficiencia, el pulso es rápido y vacío.

Pulso semejante al pulso rápido:

Pulso veloz: Pulso que late velozmente, cuya frecuencia llega a más de siete veces por cada respiración. Se observa cuando la hiperactividad yang llega al colmo y yin (energía vital) del riñón está acabándose. Por eso se ve siempre en el momento más grave de los síndromes de calor y en la tuberculosis pulmonar cuando se agota yin y predomina yang.

PULSO DÉBIL

Manifestación: Pulso que se percibe sin fuerza en las tres partes (cun, guan y chi), tanto al presionar ligeramente (ju, levantar) como fuertemente (an, presionar), como si se arrastrara bajo los dedos, y que da una sensación de vacío y blandura.
Es el nombre común de los pulsos sin fuerza.
Enfermedades: Se ve en la deficiencia de energía y sangre, sobre todo en la deficiencia de energía.
Análisis: Como la energía no es suficiente para transportar la sangre, el pulso viene sin fuerza, y la sensación de vacío se debe a que la sangre no basta para llenar los vasos.

PULSO FUERTE

Manifestación: Pulso que se percibe grande, largo y un poco tenso.
El pulso va y viene con fuerza y se le toma en las tres partes (cun, guan y chi) al presionar ligera o fuertemente. Es el nombre común para los pulsos fuertes.
Enfermedad: Síndromes de tipo de exceso.
Análisis: Los factores patógenos son fuertes y los factores antipatógenos no son deficientes, ambas partes luchan entre sí, de modo que la energía y la sangre abundan y se acumulan, por eso el pulso late con fuerza.

PULSO RESBALADIZO

Manifestación: Pulso que se percibe como deslizamiento de pequeñas bolas en un plato y hay una sensación como de resbalón bajo los dedos.
Enfermedades: Se ve en la acumulación de flema o en el estancamiento de alimentos y en síndromes de calor del tipo de exceso.
Análisis: Los factores patógenos se acumulan en el interior y la energía es suficiente; por lo tanto, la sangre corre con fluidez, y el que toma el pulso tiene una sensación como de que resbala bajo los dedos. En las personas sanas se percibe resbaladizo y con calma, eso se debe a la suficiencia de energía defensiva (Weiqi) y energía nutritiva (yingqi). También se halla en las embarazadas, lo que indica suficiencia de energía y sangre y equilibrio entre las dos.

Pulso semejante al pulso resbaladizo:

Pulso trémulo, que se percibe resbaladizo, rápido y fuerte, como a saltos. Se observa en las convulsiones, trastornos de energía y sangre, de modo que el pulso pierde su calma; y también en síndromes con dolor, lo que indica el desequilibrio entre yin y yang y el estancamiento de energía causado por la sangre.

PULSO VACILANTE

Manifestación: Va y viene tambaleante y desigual, como si se raspara el bambú con un cuchillo.
Enfermedades: Se ve en el estancamiento de energía y sangre, en el perjuicio de la esencia vital y la
insuficiencia de sangre.
Análisis: El estancamiento de energía y sangre obstruye los vasos de modo que la sangre no puede correr con fluidez.
Si los factores antipatógenos no están perjudicados, el pulso se percibe vacilante pero fuerte
Si hay pérdida de esencia vital e insuficiencia de sangre, el pulso es vacilante y sin fuerza.

PULSO FILIFORME

Manifestación: Pulso fino como un hilo, sin fuerza, pero que se percibe bien con los dedos.
Enfermedades: Se observa en la deficiencia de energía y sangre y en la debilidad por la fatiga. También se halla en síndromes causados por la humedad.
Análisis: El pulso fino es causado por la deficiencia de la energía vital y de la sangre. La deficiencia de la sangre nutritiva no puede llenar los vasos y la falta de la energía no puede transportar la sangre, por lo que el pulso se percibe fino y sin fuerza.
Además, la obstrucción de vasos por parte de la humedad también constituye una de las causas del pulso filiforme.

Pulsos semejantes al pulso filiforme:

Pulso blando: Pulso superficial, filiforme y blando. Se percibe al presionar ligeramente y desaparece al aumentar la presión. Se ve con frecuencia tanto en síndromes causados por la deficiencia como por la humedad.
Se ve cuando la sangre y la energía vital están deficientes y al mismo tiempo son obstruidas por factores patógenos de humedad, por lo tanto falta fuerza para latir. Hay que diferenciarlo bien.

Pulso lánguido (casi no perceptible): Pulso muy fino y blando, que al presionar casi se corta. Se ve en enfermos de deficiencia de yang del corazón y del riñón o de una depresión o postración súbita, porque se debilita yang y se pierde la energía vital, de modo que el pulso late sin fuerza.

Pulso debilitado: Pulso muy blando, profundo y fino que indica síndromes por la deficiencia de energía y sangre.
La deficiencia de sangre no puede llenar los vasos y la de energía causa la debilidad del pulso. Por so
el pulso es profundo, filiforme y sin fuerza.

PULSO LLENO

Manifestación: «El pulso lleno es muy grande, parecido a una gigantesca oleada que viene impetuosamente y se va gradualmente», eso quiere decir que el pulso es grande, amplio, fuerte
y lleno, y viene con más fuerza que cuando se va.
Enfermedad: Hiperactividad del calor patógeno.
Análisis: El calor interno incrementa y dilata los vasos y hace que la energía sea excesiva y la sangre impetuosa;  en ese momento aparece el pulso lleno.
Si se ve en casos de deficiencia de energía por una enfermedad crónica, o en casos de debilidad general, de hemorragia o de diarrea continua, se debe tomar como un síntoma de crisis por hiperactividad de factores patógenos y debilidad de factores antipatógenos.

Pulso semejante al pulso lleno

Pulso grande, es más grande que el pulso corriente, pero no es impetuoso como la oleada.
Si es grande y con fuerza es a raíz de síndromes de tipo de exceso causados por el calor patógeno
Si es grande y sin fuerza es síntoma de debilidad y deficiencia de energía.

PULSO DE CUERDA

Manifestación: Es tenso y largo, y al tomarlo se siente como si se presionara sobre la cuerda temblorosa de un instrumento musical.
Enfermedades: Se observa en casos de trastornos hepáticos y biliares, dolores y flema excesiva.
Análisis: El hígado controla la dispersión y el drenaje; por lo tanto, es muy importante que sea suave la energía del hígado.
Si el frío y el calor patógenos se estancan en el hígado, el pulso pierde la suavidad y se torna fuerte y precipitado, y se conoce como pulso de cuerda.
Si el pulso es de cuerda y resbaladizo refleja los trastornos del calor de yang
Si el pulso es tenso y filiforme a la vez indica trastornos del frío de yin.
Se ve el pulso de cuerda en el caso de una debilidad general o en una lesión interna y cuando hay deficiencia de energía, así como en la disfunción del bazo y del estómago.
Si el pulso aparece como una cuerda delgada y fuerte, como si pasara por el filo de un cuchillo, hay que pensar en una pérdida total de la energía vital del estómago, lo que hace que la enfermedad sea difícil de curar.

Pulsos semejantes al pulso de cuerda

Pulso tenso: El pulso tenso es fuerte, como si retorciera una cuerda.
Se ve en síndromes causados por el frío, en casos de dolor y en la indigestión.
El frío causa contracción y hace que los vasos se vuelvan estrechos y el pulso aparezca tenso y fuerte.
Si el frío patógeno se halla en la superficie del cuerpo, el pulso se percibe superficial y tenso; si se halla en el interior, se ve profundo y tenso.
Los dolores suelen ser causados por frío patógeno, por eso también se acompaña de pulso tenso.

Pulso duro: Pulso largo, tenso y ahuecado; al percibirlo se siente como si se presionara en la superficie de un tambor.
Se observa en la pérdida de sangre y de esperma, en el aborto y en la metrorragia.
Por la deficiencia de esencia (jin ) y sangre, la energía no tiene dónde adherirse y sale fuera, por eso el pulso se percibe ahuecado por dentro y fuerte por fuera.

PULSO INTERMITENTE

Manifestación: Pulso lento y débil, con pausas largas y regulares.
Enfermedades: Síndromes de deficiencia de energía de los órganos.
Análisis: La deficiencia de energía de los órganos, la pérdida de sangre y energía y la insuficiencia de energía vital hacen que la energía no pueda seguir sin intermitencia, de modo que el pulso late débil e intermitente con pausas largas. Se ve este pulso en síndromes causados por el viento, dolor, miedo y terror o en contusiones y esguinces, debido a la mala circulación de la energía; hay que diferenciarlo
del pulso intermitente por debilidad de la energía o por la ausencia de energía en un órgano.

Pulsos semejantes al pulso intermitente:

Pulso corto: Pulso que se percibe rápido y con pausas irregulares. Indica síndromes de hiperactividad del fuego de yang o el estancamiento de energía y sangre o la acumulación de flema y alimentos.
El pulso late rápidamente y con pausas por la hiperactividad de yang y la disarmonía entre yin y yang. Se halla el pulso corto y fuerte en síndromes de calor causados por la retención de energía y de sangre, la acumulación de flema o en síndromes de edema y dolor; el pulso corto, débil y fino es síntoma de postración y hay que prestarle mucha atención en la práctica clínica.

Pulso áspero: Pulso que se percibe lento y con pausas irregulares. Se observa en la retención de energía por el exceso de yin y en el estancamiento de sangre causado por el frío-flema.
El pulso lento y con pausas se debe al exceso de yin y a la disarmonía entre yin y yang. El estancamiento de sangre, que es causado por el frío-flema, obstruye la energía de los meridianos,
en lo cual consiste también la causa del pulso áspero.
Los pulsos cortos, ásperos e intermitentes son pulsos no rítmicos y con pausas, pero los dos primeros tienen pausas irregulares y cortas, mientras que el último tiene pausas regulares y largas.
La diferencia entre el pulso áspero y el corto consiste en que el primero se percibe lento, y el último,
rápido.

PULSO COMBINADO Y LAS ENFERMEDADES QUE INDICA

Durante la evolución de la enfermedad, por la condición del factor antipatógeno del paciente, la etiología puede ser una combinación de dos o más factores patógenos, y la región afectada y el carácter de la enfermedad cambian sucesivamente, por eso en la práctica clínica no se halla en
general un pulso simple, sino que aparecen con frecuencia dos o más pulsos simultáneamente, por ejemplo, pulso superficial-tardío, pulso profundo-tenso, etc.
El pulso que se percibe al mismo tiempo con dos o más manifestaciones se llama «pulso combinado» o «pulso compuesto». De los 28 tipos de pulsos anteriormente mencionados hay algunos que son
compuestos de varios pulsos simples, por ejemplo, el pulso blando es de manifestación superficial y filiforme; el pulso con manifestaciones de profundo y filiforme se conoce como «pulso débil».

Cualesquiera que sean las dos manifestaciones, excepto que sean contrarias, por ejemplo, superficial
y profundo, lento y rápido o débil y fuerte, pueden aparecer juntas, formando un pulso compuesto.

Las enfermedades que indican un pulso compuesto deben ser una combinación de las enfermedades que indican cada uno de los pulsos simples que lo componen.
Por ejemplo, en el pulso superficial tenso, el pulso superficial indica síndromes causados por la invasión del factor patógeno en la superficie del cuerpo humano, y el pulso tenso indica síndromes causados por el frío patógeno; así pues, el pulso superficial-tenso indica síndromes causados por la invasión del frío patógeno en la superficie del cuerpo.
Otro ejemplo es el del pulso profundo-lento: el pulso profundo indica síndromes causados por la invasión del factor patógeno en el interior del cuerpo, y el pulso lento indica síndromes causados
por el frío; por lo tanto, el pulso profundo-lento indica síndromes causados por la invasión del frío patógeno en el interior del cuerpo.

En cuanto al pulso profundo-filiforme-rápido, indica síndromes de calor en el interior por la deficiencia de energía, porque el pulso profundo sugiere síndromes causados por la invasión del factor patógeno en el interior del cuerpo; el pulso filiforme sugiere síndromes causados por la deficiencia de energía, y el pulso rápido, síndromes causados por el calor.

Pulso superficial-tenso:
Síndromes causados por el frío o factores patógenos exógenos en la superficie del cuerpo, o dolor causado por el viento.

Pulso superficial-moderado:
Síndromes causados por la debilidad de energía defensiva (weiqi) motivada por el viento patógeno, disarmonía entre energía defensiva (weiqi) y energía nutritiva (yingqi ), síndrome en la superficie por la deficiencia de energía, lo que se debe a la invasión del viento en los meridianos taiyang.

Pulso superficial-rápido: 
Síndromes en la superficie debido a la invasióndel viento-calor.
Pulso superficial-resbaladizo: Síndromes causados por el viento-flema o síndrome superficial con flema. Se halla a menudo en pacientes con acumulación de flema e invadidos por factores patógenos exógenos.

Pulso profundo y lento (retardado):
Síndromes interiores de frío. Se observa en síndromes del estancamiento de frío de yin causado por la
deficiencia de yang del bazo y del estómago.

Pulso de cuerda-tenso:
Síndromes de dolor y de frío. Se halla con frecuencia en síndromes dolorosos en la región del hipocondrio causados por el estancamiento del frío en el meridiano del hígado, o por estancamiento de energía o depresión del hígado.

Pulso de cuerda-rápido: 
El pulso de cuerda indica síndromes del hígado, y el pulso rápido, síndromes de calor. Ese pulso se percibe en síndromes causados por la depresión del hígado con manifestaciones de fuego o en
síndromes causados por la humedad-calor en el hígado y la vesícula biliar.

Pulso resbaladizo-rápido:
Síndromes causados por flema-calor o flema-fuego, o por estancamiento de alimentos causado por el calor interior.

Pulso lleno-rápido:
Exceso de calor en el sistema de energía (que incluye a los pulmones, bazo, estómago, intestino grueso, etc.). Se ve en los síndromes causados por el calor patógeno exógeno.

Pulso profundo-de cuerda:
Síndromes del estancamiento de energía causados por la depresión del hígado o por la acumulación de líquidos corporales en el interior del cuerpo.

Pulso profundo-vacilante: 
Síndromes del estancamiento de sangre; se observan sobre todo en el estancamiento de sangre y frío debido a la deficiencia de yang.

Pulso de cuerda-filiforme:
Síndromes de deficiencia de yin del hígado y los riñones, depresión del hígado debido a la insuficiencia de sangre o síndromes de debilidad del hígado y del bazo.

Pulso profundo-moderado:
En síndromes de deficiencia de yang del bazo y del riñón, o en el estancamiento de los líquidos corporales y de la humedad.

Pulso profundo-filiforme-rápido: 
Síndromes de calor por la deficiencia de yin o de sangre.

Pulso de cuerda-resbaladizo-rápido:
Se observa en síndromes del fuego (calor interior) en el hígado con presencia de flema, o en la perturbación del viento o la acumulación de fuego-flema.

CONCORDANCIA U OPOSICIÓN ENTRE SÍNDROMES Y PULSO

El concepto de concordancia y oposición entre síndromes y pulso se refiere a la diagnosis según la
concordancia o la oposición de ambas partes.

Casi siempre, el pulso concuerda con los síndromes, pero a veces no lo hace, e incluso se oponen
uno a otro.
Por ejemplo, en las enfermedades causadas por el exceso se ven pulsos llenos, rápidos o fuertes;
eso demuestra que los síndromes concuerdan con el pulso, y significa que son fuertes tanto el factor patógeno como el antipatógeno, y el antipatógeno es suficiente para resistir al patógeno; pero si se perciben pulsos profundos, filiformes y débiles, quiere decir que los síndromes no concuerdan
con el pulso, y ello significa que el factor patógeno es fuerte, mientras que el antipatógeno es débil, lo cual conducirá al hundimiento del factor antipatógeno.
Otro ejemplo: el que se perciban pulsos superficiales, llenos, rápidos y fuertes en enfermedades
agudas indica la concordancia entre el pulso y síndromes, lo cual significa que el factor antipatógeno está presente en exceso y tiene la capacidad de resistir al patógeno; pulso profundo, lánguido, debilitado y filiforme en enfermedades crónicas también significa concordancia, y ello demuestra que el factor patógeno se está debilitando, mientras que el factor antipatógeno está recuperándose.

El pulso profundo, filiforme y débil en enfermedades recientes es signo de debilidad del factor antipatógeno, mientras que el superficial, lleno, rápido y fuerte en enfermedades crónicas indica la
debilidad del factor antipatógeno y la resistencia del patógeno, y esto es denominado «oposición».

Ya que hay falta de concordancia entre los síndromes y el pulso, se debe distinguir en la práctica clínica lo justo entre los síndromes y pulsos para conservar el uno y abandonar el otro.

En la obra titulada Yibian se explica muy bien este aspecto cuando se dice:

«Si el síndrome no concuerda con el pulso, 
sin duda uno de los dos es falso y hay que distinguirlos.» 

Si hay calor en el exterior, pero el pulso es débil, se trata de calor por deficiencia de yin.
La distensión abdominal con el pulso débil indica debilidad del estómago.

¿Pueden soportar medicinas purgativas o laxativas el calor de deficiencia y la debilidad del estómago?

En este caso hay que considerar la debilidad que indica el pulso y no el falso exceso que muestra el síndrome.
Si el paciente no sufre síndromes de calor, pero tiene pulso lleno y rápido, eso significa que la enfermedad no es causada por el calor patógeno
Si no hay distensión abdominal ni estancamiento de alimentos, pero se ve pulso fuerte y de cuerda, eso significa que no existe exceso interior.
¿Se puede tratar con dispersión, ya que no existe el calor ni distensión?
En este caso hay que tener en cuenta la deficiencia que muestra el síndrome y no el falso exceso que indica el pulso.
Si el paciente siente dolores agudos en la región torácica y abdominal por la invasión del frío patógeno en el interior, por lesiones o por el estancamiento de alimentos y de energía y se percibe el pulso profundo y escondido o corto, o áspero, el caso debe ser considerado como la obstrucción del
factor patógeno en los meridianos.
En este caso estamos ante síndromes del tipo de exceso con dolor y distensión, y entonces la deficiencia que indica el pulso es falsa; por lo tanto, hay que dar importancia a los síndromes y no
al pulso.
En otro caso, en la fiebre tifoidea, el paciente tiene extremidades entumecidas, escalofríos, y se percibe pulso rápido-resbaladizo, lo cual se debe a que el calor interior perjudica el yin.
¿Cómo se sabe?
Puesto que la enfermedad invade poco a poco el organismo y no penetra directamente hasta los meridianos de yin, eso se debe a la transformación de la inexistencia del calor en la existencia del
frío.
Si se percibe pulso rápido-resbaladizo, el síndrome de deficiencia es falso y hay que abandonarlo.
Todo ello sirve como referencia en la práctica clínica.

El pulso es sólo una de las manifestaciones clínicas, por eso no se le debe interpretar como la única base del diagnóstico; sólo cuando se usan los cuatro métodos juntos se puede lograr una correcta diagnosis.


PALPACIÓN

La palpación consiste en juzgar la ubicación y la naturaleza de la afección por medio de la presión sobre la superficie del cuerpo, bien en las manos y los pies, bien en el abdomen u otras partes enfermas.

Es necesario determinar si el cuerpo está caliente o frío, blando o duro, o si se provoca dolor al presionar; asimismo, si hay alguna masa u otras anormalidades.

Palpación de la piel
Hay que palpar la piel para conocer su temperatura y humedad, si está bien nutrida o si está hinchada.

En general, por exceso de calor el paciente tiene el cuerpo caliente, y por deficiencia de la energía yang, el cuerpo frío.

Si se siente mucho calor al palpar la piel y el calor disminuye al poner la mano en la piel durante
un instante, eso indica que el calor patógeno está en la superficie del cuerpo
Si se siente que el calor aumenta y que fluye desde dentro, quiere decir que el calor se encuentra
en el interior del cuerpo.

Al palpar la piel también se puede ver si está húmeda, para saber si tiene sudoración y si están perjudicados los líquidos corporales.

Si la piel está húmeda, los líquidos corporales no están lesionados todavía.
Una piel seca y escamosa indica que los líquidos corporales ya están lesionados, o la existencia de
sangre estancada.
Pálpese con fuerza para ver si hay hinchazón.
Si no se recupera en seguida la depresión hecha al presionar, ello indica que hay un edema, y si se recupera una vez levantada la mano, se trata de una hinchazón gaseosa.

Quirúrgicamente, el método es útil, sirve para juzgar la naturaleza yin y yang del furúnculo y para ver si está purulento.

Si el furúnculo es duro, chato, no está caliente y tiene una raíz amplia es de síndrome yin
Si es una hinchazón pronunciada, con ardor y una raíz estrecha, es de síndrome yang.
Si es duro y con algo de calor no está purulento, pero si tiene el borde duro y la punta blanda y muy
caliente está purulento.
Si el paciente siente dolor con sólo una palpación ligera es que el pus está en la superficie
Si siente dolor al presionar fuertemente, el pus está en la profundidad.
Si se produce una depresión al presionar, no hay pus
Si algo se mueve entonces es que hay pus.

Además, en la palpación de la cara interna del antebrazo, entre el pliegue de la muñeca y el pliegue del codo
Si hay mucho calor en esta parte ello es signo de enfermedades causadas por factores patógenos exógenos e indica síndrome de calor.

Palpación en las manos y en los pies
Al palpar las manos y los pies se conoce si están calientes o fríos para juzgar las condiciones de la energía yang.

Si están fríos hay deficiencia de yang y exceso de frío
Si están calientes hay exceso de yang y de calor.
Mucho calor en la palma de la mano indica una lesión interna
Mucho calor en el dorso de la mano indica lesión causada por el factor patógeno exógeno.


Palpación en la región epigástrica y en el abdomen
Palpar y presionar ligeramente el abdomen sirve para saber si hay algún dolor; presionar con fuerza, para ver si está blando o duro, sirve para conocer las condiciones de los órganos internos, la naturaleza del factor patógeno y el grado de acumulación de éste.

En la región epigástrica: Esta región está ubicada por debajo del corazón, así, en la medicina tradicional china, se la denomina «por debajo del corazón».
Al presionar esta parte se conoce si hay dolor o si está dura, y se diferencian el síndrome de pi y el
síndrome jiexiong, o sea, de exceso (puede ser de calor en el agua, de calor en la sangre y de frío).
La plenitud por debajo del corazón, pero que está blanda y sin dolor, indica un síndrome pi, o sea, estancamiento (puede ser de calor patógeno y de energía), y la región epigástrica dura, como un gran plato con bordes, indica una retención de agua en jiao medio.

En el abdomen: El dolor abdominal que se alivia con la presión es de deficiencia, y el que no tolera la presión es de exceso. El abdomen con distensión y plenitud, que suena como un tambor al percutir en él, con orina normal, se debe a una distensión de gas; y si se siente como una bolsa de agua y el paciente tiene dificultad en orinar, se trata de una ascitis.
Las masas duras en el abdomen, de forma sólida y con dolor son llamadas zheng, causadas principalmente por la estasis de la sangre
Las masas que se dispersan a veces, o sin forma ni dolor fijo, son jia, o sea, estancamiento de energía. Un dolor alrededor del ombligo y la presencia de masas en la parte izquierda inferior del abdomen
pueden ser causados por una acumulación de heces secas.
Una acumulación dura que se mueve y a veces se dispersa es indicio de parásitos intestinales.
Un dolor en la parte derecha inferior del vientre, sobre todo si se incrementa cuando se suelta de forma repentina después de presionar bien fuerte, es síntoma de apendicitis.

Presión sobre los puntos de los meridianos
Los puntos son zonas de la superficie del cuerpo donde se acumulan o por donde pasan la energía y la sangre de los meridianos, y también por ellos se transmite la energía de los órganos internos.
Pueden ejercer cierta influencia, a través de la comunicación entre los meridianos y colaterales, sobre los cambios fisiopatológicos de los órganos internos, razón por la cual al presionar los puntos se conocen los cambios y las reacciones de éstos, lo que sirve como referencia en el examen de las enfermedades de los órganos internos.

El método de presión sobre los puntos para el diagnóstico está registrado hace muchísimo tiempo en Neijing, y en los últimos años, a través de muchas prácticas clínicas, se ha descubierto que la detección de un dolor acusado, una hipersensibilidad, un nudo o una cadena en cierto punto donde se reúne la energía en el recorrido del meridiano es muy útil para la diagnosis de las enfermedades de los órganos internos.
Por ejemplo, en la tuberculosis pulmonar se puede encontrar un nudo en el punto V13 Feishu  o un dolor al presionar sobre el punto P 1 Zhongfu
En la enfermedad hepática, un dolor al presionar sobre los puntos V18 Ganshu o H14 Qimen 
En la enfermedad gástrica, un dolor al presionar sobre los puntos V21 Weishu  y E36 Zusanli y en la apendicitis, un dolor en el punto E37 Shangjuxu  (punto donde el meridiano del intestino grueso afluye al meridiano yangming del pie).