Los Riñones controlan la recepción del Qi y se abren en los oídos.

Los Riñones controlan La recepción del Qi

Para poder utilizar el Qi puro extraído del aire, los Pulmones y los Riñones trabajan conjuntamente. Los Pulmones ejercen una acción de descenso sobre el Qi dirigiéndolo hacia los Riñones

Los Riñones responden sujetando ese Qi por abajo. Si los Riñones no consiguen mantener el Qi abajo, este se «rebela» hacia arriba y provoca congestión torácica, que a su vez producirá falta de aliento y asma. Esta es una causa muy común de asma crónica.



Los Riñones Se abren en los oídos
Para su buen funcionamiento, los oídos dependen de la nutrición que aporta la Esencia, y están, por tanto, fisiológicamente relacionados con los Riñones. En el capítulo 17 del Eje espiritual dice:

«Los Riñones se abren en los oídos; 
si los Riñones gozan de buena salud, 
los oídos pueden escuchar los cinco sonidos»

Si los Riñones están débiles, la audición puede resultar alterada y producirse acúfenos.