Los Pulmones controlan la dispersión y el descenso del Qi y los líquidos

Los pulmones están relacionados con la piel
La dispersión del Qi y de los líquidos
Los Pulmones tienen la función de difundir o de dispersar el Wei Qi (Qi Defensivo) y los Líquidos Orgánicos por todo el cuerpo, hacia el espacio entre la piel y los músculos

De este modo, los Pulmones están fisiológicamente relacionados con la piel.

La dispersión del Qi garantiza que el Wei Qi se distribuya de manera uniforme por todo el cuerpo bajo la piel, llevando a cabo así su función de calentar la piel y los músculos, y de proteger al cuerpo de los factores patógenos externos.

Si el Qi de Pulmón es débil y su función de dispersión está impedida, el Wei Qi no llegará a la piel y el cuerpo será fácilmente invadido por los factores patógenos externos.

Es posible hacerse una idea del significado de la función dispersora de los Pulmones al observar aquello que sucede cuando está alterada. Cuando una persona se resfría, la mayor parte de los síntomas y signos son una manifestación de la alteración de la función de dispersión de los Pulmones.
El Viento-Frío externo obstruye la piel e impide la difusión y la dispersión del Wei Qi, alterando así la función de dispersión de los Pulmones.
El Qi no puede ser difundido y todo parece estar «bloqueado». Así es precisamente como se siente uno al resfriarse, con aversión al frío, dolor de cabeza, estornudos constantes, etc.


En el capítulo 30 del Eje espiritual dice:


 «El Qi del Jiao Superior está en comunicación con el exterior y se
dispersa hacia fuera, difunde las esencias de los alimentos,
calienta la piel, rellena el cuerpo e hidrata el cabello
como si estuviera irrigado por bruma y rocío» 


Además de difundir el Qi, los Pulmones también dispersan los Líquidos Orgánicos hacia la piel y el espacio entre la piel y los músculos bajo la forma de una fina «neblina». 

Por esta razón, el Jiao Superior se compara a una «niebla». 

El sudor es una función del Pulmón
Esta niebla de Líquidos Orgánicos hidrata la piel y regula la apertura y el cierre de los poros y la sudoración. Cuando la función es normal, los poros se abren y se cierran con normalidad, y hay una cantidad normal y fisiológica de sudor. En este caso, se dice que el espacio entre la piel y los músculos está bien regulado.

Cuando esta función se altera y se produce un exceso, los poros están bloqueados y no hay sudoración; entonces se dice que el espacio entre la piel y los músculos está demasiado «apretado». 

Si hay una insuficiencia, los poros estarán demasiado relajados y permanecerán abiertos,
produciéndose una sudoración espontánea. 
Cuando esto sucede, se dice que el espacio entre la piel y los músculos está demasiado «sueltos»
Si la función de los Pulmones de difundir los Líquidos Orgánicos está alterada, los líquidos se pueden acumular bajo la piel, ocasionando edemas (generalmente edema en la cara).

El descenso de Qi y de los líquidos
Como los Pulmones son el órgano que más elevado se encuentra, los textos médicos chinos se suelen referir a ellos como la «tapadera» o como la «tapadera magnifícente». Debido a su ubicación en la parte más elevada del cuerpo, su Qi tiene que descender, y es a este descenso
al que se refiere la función de «descenso del Qi». Como hemos visto, el Qi de Pulmón debe descender para comunicarse con los Riñones, quienes responden «sujetando» el Qi

Si este movimiento de descenso del Qi no se produce, el Qi de Pulmón no fluye hacia abajo, y el Qi se acumula en el tórax provocando tos, falta de aliento y una sensación de opresión torácica.  En algunos casos, puede afectar a la función del Intestino Grueso. 

Si el Intestino Grueso no recibe el Qi de los Pulmones, no tendrá la fuerza suficiente para la defecación (situación que suele darse en ancianos). En algunos casos, el fallo en el descenso del Qi Pulmonar puede también causar retención de orina (algo que también suele ocurrir en ancianos).

La función de descenso de los Pulmones no solamente atañe al Qi, sino también a los Líquidos Orgánicos, debido a que los Pulmones también envían los líquidos hacia abajo, hacia los Riñones y la Vejiga. 

Los Pulmones dirigen los Líquidos hacia los Riñones, donde el Yang de Riñon los evapora y los envía nuevamente hacia los Pulmones; estos líquidos son fundamentales para mantener
los Pulmones hidratados. Los Pulmones envían también algunos líquidos hacia abajo, hacia la Vejiga, donde son excretados bajo la forma de orina. Por ello, ciertos problemas de orina, especialmente en la tercera edad, pueden deberse al Qi de Pulmón