La relación entre el pericardio y el fuego ministerial

El punto de vista que ha prevalecido a lo largo de la historia de la medicina china ha sido que el «Fuego Ministerial» es el Fuego de la Puerta de la Vida (Ming Men), este Fuego es fundamental para el óptimo funcionamiento del cuerpo.

Aunque muchos médicos, como Zhu Zhen Heng (1281-1358), asociaron el «Fuego Ministerial» con el Fuego de la Puerta de la Vida (y por tanto, con los Ríñones), otros, como Zhang Jie Bin (1563-1640), lo identificaron con algunos Órganos Internos: los Riñones, el Hígado, el San Jiao, la Vesícula Biliar y el Pericardio

De hecho, se dice que el Fuego Ministerial asciende hacia el Hígado, hacia la Vesícula Biliar y hacia el Pericardio (es comparado en su ascenso con el «Dragón de Fuego que vuela hacia lo alto de la montaña»), y desciende hacia los Riñones (es comparado con el «Dragón de Fuego sumergiéndose en el mar profundo»)

Por tanto, y estrictamente bajo la perspectiva de los Cinco Elementos, el Pericardio pertenece al Fuego Ministerial (junto con el San Jiao), en contraste con el Fuego Imperial del Corazón, mientras que bajo la perspectiva de los Órganos Internos, el Fuego Ministerial es el Fuego de la Puerta de la Vida perteneciente a los Riñones.

No obstante, existe una conexión entre ambos puntos de vista, ya que el Fuego Ministerial asciende hacia el Hígado, hacia la Vesícula Biliar y hacia el Pericardio 

Cuando se produce una patología, esta conexión adquiere una relevancia aún mayor, puesto que el Fuego patológico Ministerial (impulsado por el estrés emocional) llamea hacia arriba para turbar al Pericardio, causando inquietud mental, agitación e insomnio