Funciones del Intestino delgado

Intestino Delgado

El intestino delgado controla la recepción y la transformación
El Intestino Delgado recibe los alimentos y las bebidas del Estómago para separarlos en una parte «limpia» (reutilizable) y en otra «sucia». La parte limpia es entonces transportada por el Bazo hacia todas las partes del cuerpo para nutrir los tejidos. La parte «sucia» es transmitida al Intestino Grueso para ser excretada en forma de heces, y a la Vejiga para ser excretada en forma de orina

Este proceso muestra con claridad que el Intestino Delgado tiene una relación funcional directa con la Vejiga e influye en la función urinaria. De hecho, en la práctica clínica, la influencia del Intestino Delgado sobre la micción se ve de manera habitual, y los puntos del canal de intestino delgado pueden utilizarse para tratar problemas urinarios.

El intestino delgado separa los líquidos
El Intestino Delgado desempeña un papel importante en el movimiento y en la transformación de los líquidos. 

Después de que los «líquidos» sucios hayan pasado por el estómago, son separados una vez más por el intestino delgado en una parte limpia que va a la vejiga para ser excretada como orina, y una parte "sucia", que va al intestino grueso para ser en parte reabsorbida y en parte excretada en las heces. 

La función del intestino delgado de separación de los líquidos es controlada por el yang del riñón, que suministra el Qi y el calor necesarios para que dicha separación pueda producirse.

Si la función del intestino delgado está impedida, puede haber micción escasa o profusa, según el órgano presente signos de frío o de calor.

El papel que desempeña el intestino delgado en la separación de los líquidos es una razón más por la cual tanto la fisiología como la patología de este órgano influyen sobre la orina. 

Influencia del intestino delgado en el aspecto mental.
Bajo un punto de vista psicológico, el intestino delgado influye sobre la claridad mental y el juicio. Se dice que este órgano nos ayuda a diferenciar de forma clara entre las diferentes opciones para poder así decidir. 
Aunque es la vesícula biliar quien nos da el valor para la toma de decisiones, es el intestino delgado quien nos da fuerza para poder discernir, es decir, la capacidad para poder diferenciar entre todas las alternativas con claridad antes de tomar una decisión.

En el capítulo 17 de las Preguntas sencillas dice:

«Cuando uno tiene parásitos intestinales pequeños, sueña
con multitudes; cuando tiene parásitos intestinales
grandes, sueña con luchas y destrucciones mutuas»

Y en el capítulo 43 del Eje espiritual: 

«Cuando el Intestino Delgado es insuficiente, 
uno sueña con grandes ciudades»


Relación del intestino delgado con el corazón
Las relaciones entre los órganos Yin y los órganos Yang, según la teoría de los Cinco elementos, no son todas igual de estrechas.
Por ejemplo, la relación entre el estómago y el bazo es muy íntima, así como aquella entre el hígado y la vesícula biliar.
La relación entre el intestino delgado y el corazón, por el contrario, es más bien tenue.
Los textos chinos dicen normalmente que el Qi de corazón ayuda a la función de separación del intestino delgado, pero no resulta muy claro cómo se lleva a cabo.

El vínculo más cercano entre el corazón y el intestino delgado se encuentra probablemente en el ámbito psicológico.
El corazón alberga la mente (Shen) y gobierna en su totalidad nuestra vida mental y emocional. Nuestras actividades mentales dependen de nuestra capacidad para juzgar y decidir con claridad, facultad que depende del intestino delgado. 
A la inversa, la capacidad de juicio depende de nuestra capacidad mental y claridad, dependientes a su vez del corazón.

Existe un cierto grado de similitud entre el papel que desempeña la vesícula biliar, que nos ayuda a tomar decisiones, y el papel que juega el intestino delgado sobre nuestra capacidad de juicio. 
Sin embargo, existen ciertas diferencias: la vesícula biliar nos da la valentía para tomar las decisiones, mientras que del intestino delgado derivamos la claridad de la mente necesaria para distinguir entre las diferentes alternativas y así poder elegir en la vida. 

Cuando la vesícula biliar es insuficiente la persona carecerá de valentía e iniciativa para tomar decisiones, mientras que cuando el intestino delgado es deficiente, la persona no puede tomar una decisión, debido a que no puede distinguir entre las distintas opciones y elegir adecuadamente. 
A este respecto, la vesícula biliar y el intestino delgado, dependen el uno del otro, puesto que no sirve conocer la decisión adecuada si luego carecemos de valentía para actuar.

El mejor punto para actuar sobre la capacidad de juicio y claridad del Intestino Delgado
es ID 5 Yanggu

La relación entre el corazón y el intestino delgado puede a veces observarse en ciertas afecciones patológicas, cuando el fuego del corazón se transmite al intestino delgado, provocando sed, gusto amargo en la boca, aftas y sangre en la orina.