El pericardio y la mente-espíritu

Ubicación de  PC 6 Neiguan
En el capítulo 8 de las Preguntas sencillas dice: 


«El Pericardio es el embajador y de él derivan la alegría y la felicidad»

Al igual que el Corazón, el Pericardio alberga la Mente, y tiene, por tanto, un profundo efecto
sobre nuestro estado mental-emocional. Por ejemplo, una insuficiencia de Sangre afectará tanto al Pericardio como al Corazón, haciendo que la persona se encuentre deprimida y ligeramente ansiosa. 

El Calor en Sangre agitará al Pericardio, haciendo que la persona esté agitada e inquieta. La Flema que obstruye el Pericardio obstruirá también la Mente, causando confusión mental.

La función que ejerce el Pericardio en el plano mental-emocional probablemente sea el equivalente psíquico de la acción que tiene este órgano sobre el tórax moviendo el Qi y la Sangre de Corazón y de Pulmón; al igual que lo hace en el plano físico, en el plano mental-emocional el Pericardio es responsable del «movimiento» hacia los demás (es decir, del movimiento que se produce en las relaciones). 

Dado que el Pericardio se vincula al Hígado a través del Jue Yin, dicho «movimiento» está
también ligado al «movimiento» del Hun (Alma Etérea) desde el ego hacia los demás, tanto en las relaciones sociales como en las interacciones entre familiares

Por este motivo, en el plano mental-emocional, el Pericardio es especialmente responsable
de las sanas interacciones entre personas en el ámbito social, afectivo y familiar.

De hecho, muchos puntos del canal de Pericardio ejercen una profunda influencia sobre el estado mental y se emplean frecuentemente en problemas mentales-emocionales.

Tres puntos en concreto pueden señalarse: 


En particular, el Pericardio actúa asimismo sobre la manera en que uno se relaciona con los demás, y los puntos de su canal se emplean, por lo general, para tratar los problemas emocionales causados por dificultades en las relaciones

Podría decirse que la función protectora del Pericardio en relación con el Corazón antes señalada se refleja primordialmente en la esfera mental-emocional, donde el «Fuego Ministerial» del Pericardio protege el «Fuego Imperial» del Corazón.