El hígado garantiza la libre circulación del Qi

Esta es la función más importante del Hígado, y se halla casi siempre en el centro de todos los desequilibrios de dicho órgano.

La alteración de esta función es uno de los síndromes más habituales en la práctica clínica. 


Cuando los libros chinos explican esta función, utilizan términos como «dispersar», «extender», «soltar», «relajar», «circular», «suavizar y liberar» y «equilibrar» 

(literalmente, «detener los extremos»). 

Así, el Hígado asegura la libre circulación del Qi por todas las partes del cuerpo, en todos los órganos y en todas las direcciones  


Este último punto es importante. Como hemos visto, el Qi de cada órgano tiene una dirección en la cual fluye: el Qi de algunos órganos fluye hacia abajo (como el Qi de los Pulmones y de Estómago); el Qi de otros órganos asciende (como el de Bazo). 

La dirección normal del Qi de Hígado es ascendente, y parcialmente hacia el exterior, en todas las direcciones, para asegurar que la circulación del Qi sea uniforme e ininterrumpida. Por ejemplo, la libre circulación de Qi de Hígado en el Jiao Medio ayuda al Qi de Estómago a descender y al Qi de Bazo a ascender. Esta faceta explica la importancia de dicha función, puesto que engloba a todas las partes del cuerpo, y su disfunción puede afectar a todos los órganos.




Este movimiento del Qi de Hígado puede relacionarse con las características de la Madera en la teoría de los Cinco Elementos, cuyo movimiento es expansivo y en todas las direcciones







La libre circulación del Qi de Hígado en relación al estado emocional
La función del Hígado de asegurar la libre circulación del Qi ejerce una profunda influencia sobre el estado emocional. 
Mientras que en el plano físico la libre circulación del Qi de Hígado ayuda a las actividades fisiológicas de todos los órganos, en el ámbito mental-emocional esa misma libre circulación asegura una vida emocional equilibrada. Esta función recae principalmente sobre el Hun, ya que la libre circulación del Qi de Hígado en el plano físico es idéntica al vaivén del Hun en el plano psíquico  y a la correcta coordinación e integración entre el Hun y el Shen (Mente).

Si el Qi de Hígado fluye libremente, el Qi circula con normalidad y la vida emocional será sana. 

Si esta función está alterada, la circulación del Qi se obstruye y el Qi queda restringido, dando lugar a frustración emocional y a depresión o a enfados reprimidos; aparecen entonces síntomas físicos tales como distensión en los hipocondrios o en el abdomen, sensación de opresión torácica y sensación de «nudo en la garganta». 
En mujeres puede ocasionar un síndrome premenstrual con depresión, irritabilidad y distensión mamaria. 


Enfado

Dicha relación es recíproca: una función impedida del Hígado conducirá a tensión y a frustración emocional, y una vida emocional tensa, caracterizada por la frustración o por el enfado reprimido, peijudicará a la función del Hígado, alterándose de este modo la libre circulación del Qi.

  




En el capítulo 3 de las Preguntas sencillas dice: 


«El enfado hace que el Qi ascienda y 
que la Sangre se estanque en el tórax»

La libre circulación del Qi de Hígado ayuda a la digestión

Cuando la salud es buena, la función del Hígado de asegurar la libre circulación del Qi ayuda a la función digestiva del Estómago y del Bazo. 
Si el Qi de Hígado fluye uniformemente, el Estómago puede descomponer y madurar el alimento, y su Qi puede descender; el Bazo puede extraer el Qi de los Alimentos y su Qi puede ascender 

En condiciones patológicas, el Qi de Hígado se estancará o se rebelará horizontalmente, «invadiendo» al Estómago e impidiendo el descenso del Qi de Estómago, provocando eructos, regurgitaciones ácidas, náuseas o vómitos. 


Si el Qi de Hígado invade el Bazo, obstruirá la transformación y el transporte de los alimentos e impedirá el ascenso del Qi de Bazo, provocando diarreas. 


En la teoría de
 los Cinco Elementos esta situación se denomina «la Madera explota a la Tierra».

Esta situación representa un aspecto patológico de la función fisiológica del Qi de Hígado de ayudar al Estómago y al Bazo. La libre circulación del Qi de Hígado es de gran importancia para asegurar una circulación armoniosa del Qi en el Jiao Medio. Puesto que el Qi de estómago debe descender y el Qi de Bazo ascender, el Jiao Medio es un lugar de cruce del Qi; el Qi se mueve en diferentes direcciones y el Hígado asegura que el Qi de Estómago y el Qi de Bazo circulen uniformemente en las direcciones adecuadas.


La libre circulación del Qi de Hígado asegura el flujo de bilis

Por último, la libre circulación del Qi de Hígado afecta al flujo de bilis. Si el Qi de Hígado circula con normalidad, la bilis es secretada correctamente y la digestión es buena. Si hay un estancamiento de Qi de Hígado, el flujo de bilis puede quedar obstruido y producir sabor
amargo, eructos o ictericia, así como una imposibilidad de digerir grasas