El Bazo alberga el Yi (intelecto)

Se dice que el Bazo es la «residencia» del Yi (Intelecto).

El Yi reside en el Bazo y es responsable del pensamiento aplicado, del estudio, de la memorización, de la capacidad de enfoque, de la concentración y de la generación de ideas. 


El Qi Postnatal y la Sangre representan la base fisiológica del Yi. Por ello, si el Bazo es débil,
el Yi será pesado y el pensamiento lento, la memoria será mala y la capacidad de estudio, de concentración y de enfoque se verán afectadas. 


Del mismo modo, estudiar, concentrarse y realizar trabajos mentales de manera excesiva y durante un periodo temporal continuado pueden debilitar el Bazo.

En el ámbito del pensamiento, de los recuerdos y de la memorización, existe bastante solapamiento entre el Yi del Bazo, el Shen (Mente) del Corazón y el Zhi (Fuerza de Voluntad) de los Riñones


El Bazo ejerce una influencia sobre la capacidad que tenemos de pensar en el ámbito de los estudios, de la concentración y de la memorización, en cuanto a temas relativos al trabajo o
al colegio. El Corazón alberga la Mente e influye sobre nuestro pensamiento, en el sentido de ser capaces de pensar de manera clara al enfrentarnos ante problemas vitales; el Corazón también influye sobre la memoria a largo plazo de eventos pasados. 


En lo que concierne a la memoria, la conexión y la interacción entre el Bazo y la Mente del Corazón es muy estrecha. En el capítulo 8 del Eje espiritual dice: 


«La función del Corazón de recordar se denomina Intelecto» 

Los Riñones nutren el cerebro e influyen sobre la memoria a corto plazo, es decir, sobre la memoria del día a día. De hecho, en la tercera edad se produce un declive de la Esencia de Riñón que no consigue nutrir el cerebro. Por este motivo, muchos ancianos olvidan eventos recientes (debido a una debilidad de Riñón), pero logran recordar eventos pasados (que dependen del Corazón).

En cuanto al Yi del Bazo, hay quienes muestran una extraordinaria memoria en su profesión o ámbito de estudio y que son, sin embargo, tremendamente despistados en su día a día (memoria que depende del Corazón). 


La función de memorización del Yi del Bazo está tan estrechamente ligada a al Zhi de los Riñones que el capítulo 8 del Eje espiritual dice: 


«La retención [de datos] por parte del Yi [Intelecto] 
se llama Zhi [Memoria]»

Se interpreta la faceta mental de los Riñones (Zhi) como «Fuerza de Voluntad», aunque también significa en cierta medida «memoria» o «mente». En la cita anterior, Zhi adquiere el significado de «memoria».

Al Bazo le afecta la reflexión


La reflexión es muy parecida a la preocupación, tanto en su naturaleza como en el efecto que produce. La reflexión consiste en darle vueltas a las cosas, en pensar de forma constante en ciertos eventos o en determinadas personas (sin necesariamente estar preocupados), o en un anhelo nostálgico del pasado.

En casos extremos, puede conducir a pensamientos obsesivos. Por otro lado, la reflexión incluye también el esfuerzo mental excesivo en el trabajo o en el estudio.

En cierto modo, la reflexión no es más que el equivalente negativo de la capacidad que tiene el Yi para el enfoque y para la concentración: de la misma manera que el Yi nos permite enfocarnos, concentrarnos y tener una mente clara, cuando uno se ve invadido por la reflexión, estas mismas facultades mentales se manifiestan de forma negativa, es decir, con un pensamiento excesivo y dándole vueltas a las cosas.

La reflexión afecta al Bazo, y, al igual que la preocupación, anuda el Qi; no obstante, la preocupación tenderá a anudar el Qi en el Jiao Superior, mientras que la reflexión tenderá a hacerlo en el Jiao Medio. El estancamiento de Qi en el Jiao Medio causará malas digestiones, así como una sensación de distensión en el epigastrio.