Otras relaciones del Corazón

Su olor es a quemado

El olor a quemado refleja un desequilibrio de Corazón, y en especial un Fuego de Corazón. El olor a quemado no suele ser común en la práctica clínica, y recuerda vagamente a una tostada quemada.

Su color es el rojo

Una tez roja puede indicar una patología de Corazón, y en especial un Fuego de Corazón, puesto que el Corazón se manifiesta en la tez. No obstante, es importante señalar que una tez roja puede deberse a un Calor en otros órganos.

Su sabor es el amargo

El sabor amargo se debe, por lo general, a un síndrome de Corazón, y especialmente a un Fuego de Corazón. El sabor amargo en relación al Fuego de Corazón suele deberse a intensos problemas emocionales, como, por ejemplo, la frustración, el resentimiento, la envidia o la
culpa. El sabor amargo se suele relacionar también con el Hígado, y en especial con el Fuego de Hígado. Por lo general, si el sabor amargo se experimenta solamente por la mañana, tras haber pasado una mala noche, denota un Fuego de Corazón; si se produce durante todo el día, es indicativo de un Fuego de Hígado. Resulta interesante observar que, en chino, la palabra «amargo» tiene claramente connotaciones emocionales; por ejemplo, en «experiencias vitales amargas». Por este motivo, cuando un paciente chino refiere un sabor amargo, lo que suele haber detrás es una profunda cicatriz emocional ligada a una experiencia «amarga» en la vida (algo muy común en China durante la Revolución Cultural).

Su clima es el calor


Cada factor climático afecta a un órgano en concreto; el Calor influye de manera negativa sobre el Corazón. A pesar de que se dice que el calor externo no afecta directamente al Corazón, sí afecta al Pericardio. Por ejemplo, en la escala de progresión de fiebres de origen
externo, cuando el calor externo alcanza el nivel del Qi Nutritivo, aflige al Pericardio provocando una fiebre nocturna elevada y delirios. Resulta interesante constatar que, desde el punto de vista de la medicina occidental, el tiempo cálido afecta negativamente a los pacientes con enfermedades coronarias.
Asimismo, el Calor daña al Corazón debido a que provoca sudoración, y debido a que el sudor es un líquido relacionado con el Corazón, una sudoración excesiva puede debilitar el Yang de Corazón. 

«El Corazón detesta el Calor»
De todos los factores patógenos externos, el Calor es el más nocivo para el Corazón. Estrictamente hablando, la medicina china sostiene que el Corazón no puede ser invadido por el Calor externo. No obstante, el Pericardio está estrechamente ligado al Corazón y puede ser invadido por el Calor externo, que nublará los «orificios del Corazón». Como el Corazón alberga la Mente, la obstrucción de los orificios del Corazón puede originar
coma, delirio o afasia.

Su sonido es la risa

La risa es el sonido que se relaciona con el Corazón. Esta relación se puede manifestar de dos maneras. Hay pacientes que durante la consulta interrumpen su discurso con pequeños ataques de risa, lo cual puede ser indicativo de un desequilibrio de Corazón, ya sea por Insuficiencia (por ejemplo, una insuficiencia de Qi de Corazón) o por Exceso (por ejemplo, un Fuego de Corazón).
Del mismo modo, aquellas personas que aparentan ser muy joviales y se ríen muy alto pueden padecer específicamente de un Fuego de Corazón.

«El Corazón controla el habla»
El Corazón tiene una influencia sobre el habla, y esta relación se manifiesta de varias formas. Un Fuego de Corazón (véase el cap. 32) hará que una persona hable demasiado, aunque a veces este síntoma pueda deberse a una insuficiencia de Qi de Corazón. Por otra parte, si el Calor invade el Pericardio, podría haber afasia; del mismo modo, el tartamudeo puede deberse a un desequilibrio de Corazón, como explicamos anteriormente

Sueños

Como el Corazón alberga la Mente, este órgano está estrechamente ligado al sueño. La Mente debería residir en el Corazón, y si el Corazón (y en especial la Sangre de Corazón) es fuerte, la persona se dormirá con facilidad y su sueño será profundo. Si el Corazón es débil (y en especial la Sangre de Corazón), la Mente no tendrá residencia y «flotará» durante la noche, ocasionando dificultad para conciliar el sueño, sueño alterado o ensoñación
excesiva. Todos los sueños están, en cierto modo, relacionados con el Corazón; como se verá más adelante, los sueños también tienen que ver con el Hun y con el Hígado. Ciertos sueños, sin embargo, indican de una manera directa un desequilibrio de Corazón.
En el capítulo 80 de las Preguntas sencillas dice:

«Cuando el Corazón es débil, la persona sueña con fuegos;
si el sueño se produce en verano, soñará con erupciones
volcánicas»

Y en el capítulo 43 del Eje espiritual:

«Cuando el Corazón está en exceso, uno sueña
con reírse [...] cuando hay una insuficiencia de Corazón,
se sueña con montañas, fuego y humo»