Los cinco aspectos espirituales

Los cinco órganos Yin influyen sobre las emociones, sobre la Mente y sobre el Espíritu de maneras diferentes.
Cada uno de los cinco órganos Yin está relacionado con un determinado aspecto mental-espiritual, de la manera siguiente:

El Shen (Mente), con el Corazón.
El Hun (Alma Etérea), con el Hígado.
El Po (Alma Corpórea), con los Pulmones.
El Zhi (Fuerza de Voluntad), con los Riñones.
El Yi (Intelecto), con el Bazo.

En el capítulo 23 de las Preguntas sencillas dice: 


«El Corazón alberga al Shen (Mente), 
los Pulmones albergan el Po (Alma Corpórea), 
el Hígado alberga el Hun (Alma Etérea), 
el Bazo alberga el Yi (Intelecto) 
y los Riñones albergan el Zhi (Fuerza de Voluntad)»

El capítulo 9 de la misma obra comenta:


«El Corazón es la raíz de la vida y el origen de la Mente [...] 
los Pulmones son la raíz del Qi y la morada del Po [...] 
los Riñones son la raíz del almacenamiento sellado [Esencia] 
así como la morada del Zhi [...] 
el Hígado es la raíz de la armonía, y es la residencia del Hun»

Este comentario, basado también en pasajes del Eje espiritual, añade: 


«La Mente es una transformación de la Esencia y del Qi: ambas Esencias 
[es decir, la del Cielo Anterior y la del Cielo Posterior] 
contribuyen a formar la Mente. 
El Po es el asistente de la Esencia y del Qi; 
está muy cerca de la Esencia, pero entra y sale de ella. 
El Hun complementa a la Mente y al Qi; está
muy próxima a la Mente, pero va y viene. 
El Yi corresponde a la memoria; es la memoria que depende del Corazón.
El Zhi es como una mente decidida y enfocada;
los Riñones almacenan la Esencia... y, a través del Zhi,
pueden cumplir nuestro destino»

El conjunto de estas cinco características mentales y espirituales representa el punto de vista médico chino del cuerpo, de la mente y del espíritu. 

Estos cinco aspectos en conjunto componen lo que llamamos el «Espíritu», llamado a veces Shen, o incluso a veces los Cinco Shen en los textos clásicos. 




Los cinco órganos Yin son las moradas del Shen, entendido en el sentido amplio anteriormente expuesto, es decir, del Espíritu; a veces, los cinco aspectos son también denominados «las cinco residencias del Shen», tal y como aparece en el capítulo 9 de las Preguntas sencillas
Los cinco órganos Yin representan la base fisiológica del Espíritu, y la indisoluble relación que los vincula es bien conocida por los acupuntores. 

El estado del Qi y de la Sangre de cada órgano puede tener una influencia sobre la Mente, o sobre el Espíritu, y del modo inverso, las alteraciones de la Mente o del Espíritu influirán sobre uno o más Órganos Internos 

El Hun, que se asocia al Hígado, se corresponde, a grandes rasgos, con nuestro concepto occidental de alma.
Según las antiguas creencias chinas, entra en el cuerpo poco tiempo después del nacimiento. Es de naturaleza etérea, en oposición al Po, que es más físico y sobrevive al cuerpo después de la muerte. El Hun puede describirse como 


«esa parte del Alma [en oposición al Alma Corpórea] 
que al llegar la muerte abandona el cuerpo, 
llevando consigo una apariencia de forma física» 

Este entendimiento es muy parecido a la idea que tenían los antiguos griegos acerca del «espíritu» como un  «aliento» o sobre el «alma» como «viento» o «aliento vital»

El Po puede ser definido como 


«esa parte del Alma [en oposición al Alma Etérea] 
que está indisolublemente unida al cuerpo,
y que desciende con él a la tierra al morir»

El Po está estrechamente ligado al cuerpo y podría describirse como la expresión somática del Alma. Como se dice en las Preguntas sencillas, en el pasaje mencionado anteriormente, el Po se encuentra muy cerca de la Esencia y del Qi. En el Clásico de las categorías
(1624) dice: 


«El Po se mueve y logra cosas, y [cuando está activo,] 
pueden sentirse el dolor y el picor»

Este pasaje ilustra precisamente cuán físico es el Po, que nos otorga la capacidad de la sensación, el sentimiento, la audición y la visión.

El Zhi reside en los Riñones y representa el impulso mental que nos proporciona la determinación y la disposición individual en la búsqueda de nuestros objetivos.

El Yi reside en el Bazo y corresponde a nuestra capacidad para pensar, para estudiar, para concentrarnos y para memorizar. Aunque se dice que el Intelecto reside en el Bazo, el Corazón también afecta a la capacidad de pensar y de memorizar, como se ha hecho evidente a través del capítulo 23 de las Preguntas sencillas, anteriormente expuesto.

En algunos casos, la palabra Shen es usada por los clásicos de la medicina china para indicar el aspecto exterior de algo. Por ejemplo, el shen de una cara indica un aspecto de vitalidad. Se dice que una lengua tiene «espíritu» (Shen) cuando su aspecto es vital, brillante y resplandeciente.

A partir de la dinastía Ming (1368-1644), algunos médicos atribuyeron las funciones de la inteligencia y de la memoria al cerebro y no al Corazón, como suele hacerse en medicina china. Li Shi Zhen, el célebre fitoterapeuta de la dinastía Ming (1518-1593), afirmó:

«El cerebro es la residencia de la Mente Original»


Wang Qing Ren, de comienzos de la dinastía Qing (1644-1911), se ocupó ampliamente del papel del cerebro en relación con la inteligencia y la memoria. Creía que la inteligencia y la memoria eran funciones que dependían del cerebro más que del Corazón: 

«La inteligencia y la memoria residen en el cerebro.
 El alimento produce el Qi y la Sangre [...] 
la Esencia pura es transformada en médula, 
que asciende por la columna vertebral hasta el cerebro 
y es llamada Médula Cerebral o Mar de la Médula»


Por ello, es obvio que a partir de la dinastía Ming se desarrollase una nueva teoría médica en paralelo con la tradicional, que atribuía las funciones intelectuales al cerebro más que al Corazón. Resulta también significativo ver como estas nuevas teorías surgieron antes de la
introducción de la medicina occidental en China.


Los puntos que se localizan en la rama externa del canal de Vejiga actúan sobre los cinco aspectos espirituales: