La cartografía refleja de la oreja

Al contemplar una imagen de la cartografía auricular, la primera pregunta que nos viene a la mente es: ¿Qué métodos se han seguido para determinar la relación entre la zona corporal y un punto determinado de la oreja?

Han sido diferentes los métodos empleados en esta investigación, y el empirismo de los primeros tiempos fue compensado por la multiplicidad de los ensayos realizados.


El Dr. Noguier en sus investigaciones recorrió las siguientes etapas:

1) Método racional
El descubrimiento básico de Noguier, relacionado con el antehélix y su correspondencia con la columna vertebral, mostró la evidencia de que existía un orden lógico de correspondencia íntimamente ligado a la forma del pabellón. Así se pudieron establecer relaciones de contigüidad, razonar en función de las estructuras vertebrales y tener en cuenta una cierta metamerización.

2) Correspondencia patológica
En un segundo tiempo, una búsqueda sistemática de los dolores vertebrales o de los miembros, permitió verificar y precisar a nivel del pabellón los puntos correspondientes.
Un elemental dispositivo, el palpador a presión, constituyó el instrumento cotidiano de investigación para determinar puntos nuevos en relación con una región determinada.

3) Pruebas terapéuticas
En un tercer tiempo, los puntos así detectados deberían demostrar su eficacia, suprimiendo el dolor o el trastorno causal del órgano supuestamente en correspondencia

4) Confirmación eléctrica
El detector electrónico, del que nos ocuparemos ampliamente más adelante, suministró datos preciosos, añadiendo una calidad objetiva a lo que hasta entonces era una investigación eminentemente subjetiva.

5) Las observaciones singulares
Se trata de enfermos presentando una sensibilidad especial, y que se encuentran en un estado tal, que la simple palpación de los puntos auriculares genera un dolor difuso en la región periférica correspondiente.
Frecuentemente, el punto auricular mismo se encuentra como insensible. Si hacemos pasar por el punto una ligera corriente eléctrica, el fenómeno desaparece. El punto en la oreja se muestra sensible y el enfermo se encuentra aliviado

6) Pruebas experimentales
Se han desarrollado métodos muy sofisticados de excitación periférica, algunos muy útiles como la estimulación por campos magnéticos frecuenciales.
Para la descripción de la cartografía se hace preciso primeramente localizar los puntos básicos, para, a partir de ellos poder describir la situación de otros menos definidos.

Todo el pabellón se estructura alrededor del antehélix, proyección de la columna vertebral y por ello, nuestro primer objetivo será determinar con máxima precisión cada parte del antehélix que se corresponda con las vértebras cervicales, dorsales, lumbares y sacras.
Estos elementos se pueden definir fácilmente y en un segundo tiempo es posible la localización exacta de cada vértebra. En estas condiciones, el arco de círculo que representa el antehélix se define por la vértebra correspondiente.

Ahora debemos conocer un punto que se encuentra en la concha a nivel de la raíz del hélix, allí donde el hélix sale de la concha, un poco antes de que su relieve se ensanche en un repliegue.
Este punto, llamado el punto cero, se encuentra también en la unión del reborde supero-externo del trago con la línea de la cresta de la raíz del hélix. Este punto generalmente se encuentra sensible a la presión del palpador y se detecta muy fácilmente con cualquier dispositivo eléctrico de detección, así como con un aparato especialmente diseñado por Noguier y al que bautizó con el nombre de palpador de estribo.

Este punto cero le vamos a considerar como el centro de una circunferencia cuyo arco de círculo sería el antehélix, y nos va a permitir definir cada radio que de él parta con el nombre de la vértebra que atraviese llegando hasta el borde de la oreja

Así dispondremos de un sistema de identificación de los puntos de la oreja, que será completado con las referencias a los diversos salientes del pabellón.