Funciones del Qi


Transformación
El Qi (de naturaleza Yang) es fundamental para la transformación de los alimentos y de los líquidos (de naturaleza Yin) en partes puras (de naturaleza Yang) y partes impuras (de naturaleza Yin).
Este proceso de transformación representa otro aspecto del cambio del estado de agregación/dispersión. Las formas densas de la materia, como los alimentos y los líquidos, necesitan el poder del Qi para ser transformados en formas más sutiles de materia; por ejemplo, los alimentos son transformados en Qi de los Alimentos, que a su vez es transformado en Qi Verdadero. 

Veamos a continuación algunos ejemplos de transformación de sustancias mediante la acción del Qi: el Qi de Bazo transforma los alimentos en Qi de los Alimentos, el Qi de Estómago descompone y madura los alimentos, el Qi de Riñón transforma los líquidos, el Qi de Vejiga transforma la orina, el Qi de Corazón transforma el Qi de los Alimentos en Sangre y el Qi de Pulmón transforma el aire en Qi Verdadero.

Transporte
La función de transporte representa otra función fundamental del Qi y está estrechamente ligada a la función de transformación. A lo largo del proceso de transformación de las sustancias, el Qi las transporta hacia y desde las diversas estructuras corporales. El movimiento de transporte puede ser hacia arriba, hacia abajo, hacia dentro o hacia fuera. El ascenso/descenso y entrada/ salida del Qi en el cuerpo constituye el mecanismo
que conocemos como Mecanismo del Qi (QiJi) 

A continuación proporcionamos algunos ejemplos de la función de transporte del Qi: 
El Qi de Bazo transporta el Qi de los Alimentos; el Qi de Pulmón transporta los líquidos a la piel y difunde el Qi Defensivo al espacio entre la piel y los músculos; el Qi de Riñón transporta el Qi hacia los Pulmones y hacia abajo, a la Vejiga, para que esta pueda transformar y excretar los líquidos; el Qi de Hígado transporta el Qi en todas las direcciones, y el Qi de Pulmón transporta el Qi hacia abajo.

Contención
«Contención» significa que el Qi (de naturaleza Yang) mantiene los líquidos y la Sangre (de naturaleza Yin) en su lugar. Esta función es esencial, ya que de otro modo los líquidos y la sangre se extravasarían.
Algunos ejemplos de esta función de contención son: 
El Qi de Bazo mantiene la Sangre en los vasos sanguíneos y los líquidos en su lugar correspondiente; el Qi de Bazo y el Qi de Riñón contienen la Sangre en los vasos del Útero; el Qi de Riñón y el Qi de la Vejiga contienen la orina, y el Qi de Pulmón contiene el sudor.

Elevación
El Qi garantiza que las estructuras corporales se mantengan en su lugar correcto. Si el Qi es deficiente, especialmente en su faceta de elevación, se dice que no solo es insuficiente, sino que también se «hunde».
Algunos ejemplos de esta función de elevación son: 
El Qi de Bazo garantiza el ascenso de los órganos en general, y el Qi de Riñón eleva el Útero. Esta función de elevación incluye también la elevación de los líquidos y de la Sangre, y está en estrecha relación con la función anterior de contener el Qi. En patologías crónicas que se caracterizan por rinorrea o por un goteo de sangre (como en leucorreas y menorragias, por ejemplo), existe un problema no solo en la función de contención del Qi, sino en la de elevación.

Protección
El Qi del Pulmón protege el cuerpo de invasiones de factores patógenos externos. Esta es la función primordial (pero no exclusiva) del Qi Defensivo. El Qi Defensivo nutre el espacio entre la piel y los músculos, espacio que constituye la capa energética externa del cuerpo. La fuerza del Qi Defensivo determina nuestra resistencia a factores patógenos externos como el Viento, el Frío y la Humedad. El Qi Defensivo está estrechamente relacionado con los Pulmones, que difunden este Qi en el espacio entre la piel y los músculos; por tanto, el Qi
de Pulmón protege al cuerpo de factores patógenos externos. No obstante, nuestra resistencia global ante factores patógenos externos depende no solo de la fuerza de nuestro Qi Defensivo, sino también, y en parte, del estado de nuestro Qi Nutritivo y de nuestra Esencia de Riñón.

Calentamiento
Esta es una función del Yang Qi. La función de calentar que ejerce el Qi es fundamental, puesto que todos los procesos fisiológicos dependen de ese calor. Este calentamiento es especialmente importante para los líquidos, porque son de naturaleza Yin y necesitan el Yang (calor) para estimular su transformación, transporte y excreción..
La fuente de Yang y de calor en el cuerpo reside en el Yang de Riñón y en el Fuego Ministerial. El Yang de Bazo también calienta el cuerpo, pero, a su vez, puede ejercer dicha función gracias al calor del Yang de Riñón.

Dirección del movimiento del Qi
Las funciones fisiológicas de los Órganos Internos, así como los distintos tipos de Qi, dependen de un sistema complejo de equilibrio; no solo del equilibrio entre los Órganos Internos y el Yin y el Yang, sino también de la dirección del movimiento de Qi.
Cada uno de los 12 Órganos Internos realiza una serie de funciones específicas relacionadas con los diferentes tipos de Qi. Para poder ejercer dichas funciones, los diferentes tipos de Qi deben fluir en sus direcciones correctas.
El conjunto de las diferentes direcciones del Qi se define en el Clásico del Emperador Amarillo como el «ascenso-descenso y salida-entrada». En las Preguntas sencillas, capítulo 68, dice:

«Sin la salida-entrada del Qi,
no habría nacimiento, crecimiento, madurez y envejecimiento.
Sin el ascenso-descenso no habría nacimiento,
crecimiento, transformación, recepción y almacenamiento.
Todos los órganos dependen del 
ascenso-descenso y salida-entrada del Qi»