Estructuras paravertebrales

estructuras paravertebrales
Debemos al grupo de Lyon, dirigido por el Dr. Noguier, el haber profundizado en el estudio de las estructuras paravertebrales

La proyección de la mitad homolateral del cuerpo vertebral, con su apéndice transversal, está sobre la punta del borde libre del antehélix, mientras que el disco intervertebral debe buscarse en aquella parte del antehélix que continúa después de aquella localización, en dirección hacia la concha, que recibe el nombre de antemuro. (verde)

Detrás del borde del cuerpo del antehélix y de la raíz inferior del mismo, es decir hacia la escafa o la fosa triangular, se encuentra en la zona refleja de los ligamentos y músculos paravertebrales. (rojo)  En el área de la columna cervical se hallan también los vasos y nervios más superficiales del cuello. Esto nos permitirá tratar a este nivel las afecciones del aparato ligamentario o muscular como el lumbago.

En el área cervical será interesante explorar esta zona en las neuralgias cérvico braquiales, así como en los dolores de cabeza causados por la rigidez muscular paravertebral, que suelen irradiar desde la nuca hacia la frente.

El reborde del antehélix se halla suspendido sobre la concha, y se halla separado de ésta por una zona, ya vertical a nivel de las cervicales, ya oblicua a nivel de las dorsales, quizás como a modo de un techo a nivel de las lumbosacras.

Esta banda estrecha (azul)que une el antehélix a la concha es el lugar reflejo del paquete vásculo-nervioso que se encuentra en el canal raquídeo o en sus inmediaciones. Allí se proyectan los nervios sensitivos, vasomotores, las arterias, las venas y linfáticos.

Todo este conjunto de vasos y nervios se encuentra concentrado más bien en la zona de contacto con la concha, en el codo formado por la pared del antehélix y la concha. Esta zona se ha denominado la canaleta del paquete vásculo-nervioso

A nivel de la zona de transición entre el antehélix y la concha encontramos también la proyección del sistema simpático paravertebral. Ocupa el territorio de la concha que permaneció libre de la inervación vagal, y desde esta zona se puede influir sobre las perturbaciones neurovegetativas que surgen por ejemplo a consecuencia de un bloqueo vertebral, o en el síndrome del látigo, tan frecuente en los accidentes automovilísticos, o en casos de migraña cervical