Concepto Básico de Vacío - Plenitud (Xu - Shi)

Bajo el punto de vista de la Medicina China, la enfermedad se entiende como un desequilibrio energético que puede manifestarse por un exceso o un defecto de energía a nivel de las Unidades Energéticas o de sus vías de manifestación principales o secundarias. 

En el primer caso, de exceso, se produce un síndrome de plenitud (Shi) de carácter Yang y en el caso de energía baja, un síndrome de vacío (Xu) de carácter Yin. 

En términos generales, el síndrome Yang cursa con manifestaciones de exceso, esto es calor, dolor, rubor, aceleración, etc. El síndrome Yin con baja temperatura, constricción, lentificación, etc. 

La plenitud manifiesta una lucha establecida entre factores patológicos (Xieqi) exógenos, (fundamentalmente Energías Perversas) o endógenos (Fundamentalmente elementos dietéticos y psíquicos) y los factores defensivos (Zhengqi). Este fenómeno comporta un incremento de energías defensivas (Wei), en el caso de los factores patógenos exógenos, o bien, una hiperactividad orgánica, en el caso de los endógenos. En la primera posibilidad, la plenitud se manifestará a nivel de vías secundarias y en el segundo provocando signos de exceso a nivel de las Unidades Energéticas y su vía de manifestación principal que es el Meridiano Principal (Jing Mai)

Normalmente los síndromes de plenitud corresponden a cuadros agudos en los que la respuesta defensiva del organismo es intensa. La acción persistente de un factor desequilibrador puede provocar a la larga el agotamiento de la función defensiva o metabolizadora de una Unidad Energética, con lo cual se generaría un síndrome de vacío o de insuficiencia. 

Así mismo una plenitud de la Unidad Energética puede provocar en otra un vació a través de los ciclos de Invasión (Cheng) o inversión (Wu) y cuya manifestación, por inhibición o bloqueo puede generar un efecto patológico más indeseable que la plenitud como la causa. 

Es por ello que, generalmente los síndromes de plenitud tienen mejor pronóstico y tratamiento, ya que responden a alteraciones meramente energéticas, mientras que los síndromes de vacío implican alteraciones crónicas y afectación de los órganos.
Los vacíos y plenitudes se manifiestan tanto a niveles energéticos externos como el propio órgano o víscera

Cuando la plenitud se manifiesta a nivel energético esta alteración ocasionará sintomas relacionados con las vías secundarias y en el caso de que el afectado sea el órgano, las alteraciones van a provocar una serie de síntomas que se estudian en las descripciones de los Meridianos principales. 

En todo caso, va a ser fundamental englobar un síndrome o una serie de síntomas en la esfera de Yin y Yang a fin de aplicar el tratamiento adecuado: Tonificación, sedación, estimulación, dispersión, moxación y neutralización