Teoría de los cinco elementos

El libro Shang Shu, escrito durante la dinastía Zhou del Oeste (1000-771 aC.) expone:

«Los Cinco Elementos son 
el Agua, el Fuego, la Madera, el Metal y la Tierra.
El Agua desciende y humidifica, 
el Fuego llamea hacia arriba, 
la Madera puede ser doblada y enderezada, 
el Metal puede ser moldeado y endurecido, 
la Tierra permite la siembra, el crecimiento y la cosecha»

A partir de la observación de las cinco materias que componen la naturaleza (madera, fuego, tierra, metal, agua) y observando sus procesos de cambio y sus potencialidades fundamentales, se originó la teoría de los cinco elementos, también llamada de los cinco movimientos. 

Esta teoría sostiene que todas las cosas y fenómenos del universo no están aisladas ni inmóviles y son el resultado de los movimientos y mutaciones de las cinco materias fundamentales.

Zou Yan (350-270 aC.):

«Cada uno de los Cinco Elementos es seguido 
por uno al que no puede conquistar. 
La dinastía Shun gobernó en virtud de la Tierra, 
la dinastía Xia gobernó en virtud de la Madera, 
la dinastía Shang gobernó en virtud del Metal y 
la dinastía Zhou gobernó en virtud del Fuego. 
Cuando una nueva dinastía está a punto de surgir, 
el cielo exhibe ante los hombres signos de augurio.
Cuando ascendió Huang Ti (el Emperador Amarillo),
aparecieron grandes gusanos de tierra y enormeshormigas. 
El Emperador Amarillo dijo: 
"Esto indica que el Elemento Tierra está ascendiendo,
 y por ello el amarillo debe ser nuestro color, 
y nuestros asuntos colocados bajo el signo de la Tierra ". 
Durante el ascenso de Yu el Grande, el cielo produjo plantas y 
árboles que no se marchitaban ni en el otoño ni en el invierno. 
Yu el Grande dijo: 
"Esto indica que el Elemento Madera está ascendiendo;
el verde debe ser nuestro color y nuestros asuntos
estarán bajo el signo de la Madera "»

La Madera crece hacia arriba y se expande al exterior «puede ser doblada y enderezada».
Esto nos indica, en realidad, la forma de cremimiento del árbol con sus ramas que crecen y se expanden a los cuatro sentidos. De aquí se deduce que todas las cosas y fenómenos con funciones y características de crecimiento, de exteriorización y de expansión pertenecen al elemento madera. 

El fuego flamea y sube hacia arriba «llamea hacia arriba».
Indica las características de calentamiento y ascensión del fuego. Luego todas las cosas que contemplen estas dos funciones corresponden al elemento fuego.

La tierra es la semilla y la recolección «permite sembrar, crecer y recolectar».
La tierra sembrada produce y de ella se recogen frutos de la agricultura. de ello se deduce que todas las cosas que tengan las funciones de producción, soporte y recepción pertenecen al elemento tierra

El metal opera el cambio  «puede ser moldeado y puede endurecer».
Todas las cosas con función de purificación, interiorización, retracción, pertenecen al elemento metal

El agua humedece y se filtra hacia abajo «humedece y desciende».
Todas las cosas con características como enfriamiento, humidificación, descenso, pertenecen al elemento agua

Esta teoría muestra claramente que los Cinco Elementos simbolizan cinco diferentes cualidades y estados inherentes a los fenómenos naturales. También relaciona los gustos (o los sabores) con los Cinco Elementos, y resulta evidente que, cuando se habla de sabores, se hace referencia no tanto al gusto en sí mismo, sino a su característica inherente (lo que equivaldría a su composición química en términos modernos).
Mediante esta afirmación, resulta aparente que los Cinco Elementos no son cinco tipos de materia fundamental, sino cinco tipos de procesos

La teoría de los Cinco Elementos no siempre se aplicó a la medicina china a lo largo de su desarrollo histórico, debido a que la popularidad de esta teoría experimentó varios altibajos a través de los siglos. Fue muy popular en la época de los Reinos Combatientes y se aplicó a la medicina, a la astrología, a las ciencias naturales, al calendario, a la música e incluso a la política. Su popularidad
era tal que la mayoría de los fenómenos eran clasificados en grupos de cinco.
No obstante, las voces críticas comenzaron a alzarse ya desde el comienzo del siglo I. El gran filósofo Wang Chong (27-97 dC.) famoso por su escepticismo, criticó la teoría de los Cinco Elementos, debido a que la encontraba demasiado rígida como para poder interpretar de manera correcta todos los fenómenos naturales.

A partir de la dinastía Han, la influencia de la teoría de los Cinco Elementos sobre la medicina china comienza a decaer. Por ejemplo, el gran clásico de medicina china Discussion of Cold-induced Diseases, escrito durante la dinastía Han por Zhang Zhong Jing, no menciona en absoluto los Cinco Elementos. No fue hasta la dinastía Song (960-1279) cuando la teoría de los Cinco Elementos recuperó su popularidad y volvió a aplicarse de manera sistemática al diagnóstico, a la sintomatología
y al tratamiento en medicina china. A partir de la dinastía Ming, la teoría de los Cinco Elementos volvió a perder popularidad, debido a que la medicina china se encontraba absorta en el estudio de
las enfermedades infecciosas debidas al Calor externo, para cuyo diagnóstico y tratamiento se utilizaba la identificación de los síndromes según los Cuatro Niveles y según los Tres Jiaos.