Principio de Oposición del yin y del yang

La oposición del Yin y del Yang Yin y Yang son dos etapas opuestas, o bien de un ciclo, o bien de estados opuestos de agregación de la materia,
Nada en la naturaleza escapa a esta oposición. Esta contradicción interna es lo que constituye la fuerza motriz de todos los cambios, desarrollos y decadencia de todas las cosas.

Sin embargo, la oposición es relativa y no absoluta, ya que nada es totalmente Yin o totalmente Yang. Todo contiene la semilla de su opuesto. Es más, la oposición del Yin y del Yang es relativa, ya que la cualidad Yin o Yang no es realmente intrínseca, sino que lo es solamente con referencia a algo. Así, estrictamente hablando, es erróneo decir que algo «es Yang» o «es Yin», ya que solamente pertenece al Yin o al Yang con referencia a algo más. Por ejemplo, como el calor corresponde al Yang y el frío al Yin, podemos decir que el clima en Barcelona es Yang en relación con el de Estocolmo, pero es Yin con relación al de Argelia. Por poner otro ejemplo, en dietética china los vegetales en general son
Yin y la carne es habitualmente Yang. No obstante, dentro de cada categorización, existen diferentes grados de Yin y de Yang: el pollo es Yang comparado con la lechuga, pero Yin frente al cordero. Aunque todo contiene Yin y Yang, nunca se dan en una proporción fija del 50/50, pero sí en un equilibrio dinámico y cambiante. Por ejemplo, la temperatura del cuerpo humano es casi constante dentro de una escala muy estrecha, lo cual no es el resultado de una situación estática, sino del equilibrio dinámico de numerosas fuerzas opuestas.