Interdependencia e intercambio de Yin y Yang

El yin y el yang son conceptos abstractos; no son objetos materiales en sí mismos. Si bien el yin y el yang son contrarios también son complementarios e interdependientes: dos aspectos opuestos que se unen en una sola entidad

Por ejemplo, el pulmón es un órgano estructural, material y por lo tanto se representa como yin. La respiración no tiene forma, es funcional y se representa como yang. La materialidad y la función son dos aspectos complementarios e interdependientes del pulmón. Si la materia yin no tiene una función yang, el pulmón, sin su proceso respiratorio, resulta inútil. Por el contrario, si no hay una materia yin, la función yang no puede realizarse.

Además, el yin y el yang están en permanente cambio y esta variabilidad surge de su naturaleza complementaria y de su interdependencia. Los alimentos  que consumimos tienen forma y, por lo tanto, se expresan como yin. La materia yin depende de la función yang del estómago para digerir los alimentos y convertirlos en nutrientes adecuados para nuestro cuerpo. Y en la estructura yin del estómago, esta nutrición se convierte en energía yang para que el estómago siga funcionando.