FORMACIÓN DE LA ENERGÍA DEFENSIVA (Wei)

E=Estómago; ID=Intestino Delgado; R= Riñón; H= Hígado; IG= Intestino Grueso; V=Vejiga; VB=Vesícula Biliar.

Esta energía defensiva, que por su esencia etérea máxima los chinos denominaron «purificada», sigue un proceso de formación que se puede comparar con las sucesivas etapas de purificación en una refinería. Vemos que en la refinería, a través de diversos calentamientos y complejos procesos de evaporación, condensación, etc., se van formando sustancias cada vez más puras y a la vez, de menor peso específico, hasta llegar al éter o sustancia volátil en cuya esencia está la tendencia hacia la expansión.
Con un criterio que nos sorprende por su sencillez y al mismo tiempo por su profundo significado, los textos de Medicina Tradicional China nos explican, desde hace milenios, que la energía Wei se forma en el Recalentador Inferior; tras las sucesivas etapas de purificación que ocurren a nivel del mismo. El Recalentador Inferior está formado por Intestino Delgado, Intestino Grueso, Riñones, Cápsulas Suprarrenales, Vejiga, Hígado y Vesícula Biliar. Este conjunto de órganos y visceras serían, según el símil anterior, las diferentes estaciones de purificación de la «planta de refinado» orgánico. Vimos en el esquema de formación de la energía Rong o nutricia que en el Estómago se desprendía energía, Yang (+), hacia Pulmón, y materia, Yin (—), hacia Intestino Delgado; pues bien, esta materia (—), denominada líquido impuro, aún contiene elementos energéticos susceptibles de ser extraídos, ya que no existe nunca la materia pura, pues por esencia ella misma es energía. En el símil de la refinería, el petróleo = alimento en su primera purificación (en Estómago) va a generar un producto utilizable energéticamente.

En fisiología energética: [Yang (+)] a Pulmón y resto de sustancias [Yin (—)]al Intestino Delgado. En Intestino Delgado. sufrirá una segunda purificación que va a generar, por un lado, una energía útil o pura (+), que se va a depositar a nivel de «Riñón energético» y una impura (—), que se va a dirigir a Intestino  Grueso (IG.).

En IG. se va a realizar la tercera purificación que va originar, como en etapas anteriores, una sustancia energética pura (+), que también se va a depositar en Riñón (R.) (el cual, como veremos, es el almacén energético humano), y otra impura (—) que va a ser expulsada al exterior como heces. Las energías depositadas en Riñón a través de la 2.a y 3.a purificación sufrirán, a nivel de este órgano, una 4.a purificación, de donde lo puro (+) irá a Hígado (H.) y lo impuro (—) a Vejiga (V.). En V. se realizará la 5.a purificación, de nuevo lo puro (+) a Vesícula Biliar (VB.), y lo impuro (—) se expulsará al exterior en forma de orina.

En H. se realizará la 6.a purificación. De aquí lo puro (+), a través del canal interno de Hígado., se elevará hasta la parte más Yang del cuerpo o potencia cósmica, el punto centro del vértex o centro de reunión de todas las energías Yang o previo paso por ojos, y lo impuro (—) irá a VB.

En VB. se efectúa la última purificación, la 7.a, yendo lo puro (+) también a nivel cefálico, y lo impuro (materia) retornando al inicio del circuito para efectuar un nuevo reciclaje. Observamos
que esta última sustancia será prácticamente pura, y de hecho los textos antiguos manifiestan que la bilis es el más puro de los humores orgánicos.

Esta energía de 6.a y 7.a purificación es una energía volátil, que tiende a la expansión, hacia el exterior. Una energía que será Yang con respecto a la nutricia, que será Yin, y según los textos chinos
se acumulará a nivel de los globos oculares durante la noche, para durante el día, y ayudada por la acción del parpadeo (que realiza función impelente), transmitirse a los puntos primeros de los tres canales energéticos más largos del organismo, Vejiga., Vesícula Biliar. y Estómago, que desde el ojo atraviesan el cráneo y descienden hasta los dedos de los pies, pasando por la parte anterior, posterior y lateral del cuerpo. Los miembros superiores se conectarán a nivel cefálico con estas vías descritas a través de los tres canales energéticos Yang: Intestino Delgado., Triple Recalentador. e Iintestino Grueso. los cuales forman planos energéticos con aquéllos.

Por tanto, todo el cuerpo queda cubierto (por transmisión a través de estas vías) de un manto protector que le separa o aísla del medio. Este «halo energético» (lo veremos más tarde) tiene sus
propias vías de circulación y alimentación continua, que son los denominados Canales Tendinomusculares.

Esta energía Wei no sólo va a ser un manto protector externo, sino que también circula en el interior del organismo, desempeñando el papel defensivo endógeno o inmunitario-energético, a través de otras vías como son los canales Distintos, Luo Longitudinales y los propios Vasos Curiosos o Reguladores.