Pérdida del equilibrio entre Yin y Yang

El desequilibrio entre Yin y Yang es un cambio patológico porque Yin no puede controlar Yang, Yang no puede controlar Yin, debido al exceso unilateral de una de ambas partes; es también la disarmonía entre los órganos y vísceras, los meridianos y colaterales, la energía y la sangre, el sistema nutritivo y el sistema defensivo y también es síntesis de la disfunción del mecanismo de la energía vital (Qi), entre el interior y el exterior, ascender y descender.

Como los seis factores patógenos exógenos, los siete factores emocionales, los factores del alimento, cansancio, etc, causan enfermedad, sólo a través del equilibrio entre el Yin y el Yang del cuerpo humano, este desequilibrio es la base interna de la aparición y el desarrollo de las enfermedades.

La esencia Yin y la energía Yang son dos factores contrarios de una unidad, y se mantienen relativamente equilibrados en un movimiento constante, lo cual es la condición básica para las actividades normales de la vida, y el quebrantamiento de este equilibrio, es decir, la hiperactividad de uno de los dos y la debilidad del otro, que sustituyen a la normal intertransformación, constituye la causa de la enfermedad. La hiperactividad de uno y la debilidad del otro se traducen en diversos síndromes: frío, calor, exceso o deficiencia.

La hiperactividad de Yang se manifiesta en calor, es decir, al ser lesionado por un factor patógeno de naturaleza Yang, o por un factor patógeno de naturaleza Yin, que se convierte en calor, o por la lesión interna de los factores emocionales que se convierten en fuego, puede producirse el síndrome de calor por hiperactividad del Yang.

La hiperactividad del Yin produce frío, o sea, al ser lesionado por un factor patógeno de naturaleza Yin (particularmente el frío patógeno), se hiperactiva la energía Yin, y se debilita la función mecánica con lo que aparece el frío.

La hiperactividad del Yang consume Yin, y la hiperactividad del Yin hace daño a Yang, de modo que el exceso de Yang hace que sufra Yin y conduzca a la deficiencia de Yin; y el exceso de Yin hace que sufra Yang y conduzca a la insuficiencia de Yang.

La debilidad de Yin o Yang se ve en los casos de deficiencia, que son causados en general, por una enfermedad prolongada con Yin y Yang débiles.

De la debilidad de Yang, declinado el fuego y debilitada la función mecánica, y como Yang no puede controlar Yin, sucede exceso de frío Yin, el agua no se transforma.

Por la debilidad del Yin se pierden los líquidos corporales, y como Yin no puede controlar Yang, se produce fuego (calor) interno, y Yang ficticio sube y provoca disturbios; al llegar a cierto grado, la deficiencia de Yin y de Yang se influencian mutuamente, o sea, por la deficiencia de Yang, no se produce suficientemente la esencia Yin; por la pérdida de Yin no se produce suficientemente la energía Yang, de manera que sucedan síndromes de deficiencia de Yin y de Yang porque la debilidad de yang afecta a Yin o la debilidad de Yin afecta Yang.

Además durante el proceso de la enfermedad, el predominio de frío Yin puede impedir a Yang en el exterior, o la ubicación profunda del calor excesivo puede impedir a Yin en el exterior causando síndromes de frío verdadero y calor ficticio o viceversa.

Al agravarse la enfermedad por agotamiento de Yin y postración de Yang, ambos no se mantienen, y hay pérdida total de Yang o de Yin y el divorcio de Yin y Yang significa el agotamiento de lo esencial, se acaba la vida.

Yin y Yang son el eslabón de todas las cosas en el universo y las causas básicas de todo cambio. Se puede sintetizar en Yin y Yang toda la contradicción y cambio del interior del cuerpo humano, por ejemplo, en órganos internos (Zang-Fu), la energía y la sangre, el sistema nutritivo (Ying), el sistema defensivo (wei), el exterior y el interior, el ascenso y el descenso, también tienen su naturaleza (propiedad) de Yin o Yang, por lo tanto, las anormales relaciones entre las vísceras y órganos y de los meridianos, la disarmonía entre la energía y la sangre, el desequilibrio entre el sistema nutritivo (ying) y el sistema defensivo (wei) son todos el desequilibrio entre Yin y Yang.


La pérdida de tal equilibrio es la base de toda enfermedad y su desarrollo.