La Sequedad Patógena

La sequedad es lo que predomina en otoño. Como hace un clima cada vez más seco, aparece sequedad en otoño. 

La sequedad patógena se divide en la sequedad interna y externa.

La sequedad externa ataca al cuerpo humano generalmente por la boca y la nariz, la afección empieza a menudo por el Pulmón. La sequedad externa se divide en sequedad-caliente y sequedad-fría: El veranillo es el resto del fuego de verano, por eso, en esta época se ve más sequedad caliente; al final del otoño, como se aproxima el invierno, se ve sequedad fría.

La sequedad interna se produce cuando el líquido corporal es consumido demasiado por la profusa sudoración, vomito o diarrea.

La sequedad patógena se caracteriza por la consumición del líquido corporal, lo que motiva afecciones por deficiencia de éste, tales como sequedad en la boca y en la nariz, esterilidad de vellos y pelo, constipación, escasez de orina, etc.

La sequedad hace sufrir al pulmón. Al pulmón le gusta lo claro y lo puro y necesita lubricación, no tolera ni la humedad ni la sequedad, porque la humedad hace estancarse el agua, y la sequedad consume el líquido corporal.

El pulmón es un aparato respiratorio que comunica con el aire de afuera a través de la piel y los vellos.

La sequedad patógena invade el cuerpo humano, en general, a través de la boca y la nariz, por lo tanto, siempre daña primero al pulmón.

Al ser dañado el pulmón, falla en su función de ventilar y descender, y suceden síndromes de tos seca con poco esputo, o esputo pegajoso difícil de expectorar, o esputo con sangre, disnea, dolor en el pecho, etc.

Síndromes causados por la sequedad externa: Por la sequedad caliente: Fiebre, poca aversión al frío y al viento, dolor de cabeza, poco sudor, sensación de sed y angustia, sequedad en la nariz y en la garganta, tos seca con poco esputo, o esputo con sangre, dificultad para expectorar.

Por sequedad fría: Fiebre, aversión al frío, dolor de cabeza, sin sudor, tos seca con esputo, sequedad en la boca y en la nariz.

Síndromes causados por la sequedad interna: Es una manifestación del consumo excesivo del líquido corporal. Son causados porque el exceso de calor consume demasiado el líquido corporal o porque la sudoración, el vómito o la diarrea hacen que se pierda mucho líquido, o por la pérdida de sangre, y también por alguna enfermedad crónica que perjudique la sangre y la esencia vital.

Las manifestaciones principales son: sequedad en la boca y en la garganta, piel seca y áspera, pelo seco y escaso, escasez de orina, constipación y otras conocidas como “pérdidas de la esencia y falta de sangre”, por lo tanto se llaman también “insuficiencia de líquido corporal” o “sequedad de sangre”.