La Obesidad

Esta patología está producida por un fallo global de la distribución del Bazo.

Es una enfermedad cultural, porque en tiempos de guerra, en sitios donde hay poco que comer, las obesidades son muchísimo menos frecuentes, por no decir inexistentes.

Si recordamos, el reino mutante Tierra se corresponde con el Bazo y el Estómago. Los alimentos llegan al estómago, pero tienen que ser distribuidos por el bazo.

En la obesidad, en realidad, se juntan habitualmente dos factores: una ingestión excesiva de alimentos y una mala distribución de los mismos. Aunque también pueden intervenir otros factores: hormonales, factores psíquicos; que poco tienen que ver con un aumento de la ingesta, es decir, que una persona puede comer más o menos normal e ir generando una obesidad por otras razones. Pero lo más normal es que la obesidad sea por “comer” demasiado.

Cuando nos encontramos ante una persona que viene con la intención de adelgazar, lo primero que vamos a indagar es sobre sus hábitos alimenticios, puesto que en muchas ocasiones son inadecuados.

Lo más probable es que el paciente nos pida una “dieta”. Tenemos dos opciones: dar la dieta o no hacerlo.

Vamos a argumentar la segunda opción: cuando el sanador prescribe una dieta, está quitando la responsabilidad que le pertenece al paciente sobre este acontecimiento. El paciente sabe perfectamente qué alimentos le engordan y cuáles no. En todo caso, podemos aconsejarle que evite los dulces, las grasas, los alcoholes… pero, lo mejor es no dar ningún tipo de dieta para adelgazar. Siempre habrá excepciones, ahora estamos hablando en general.

Hay otra razón para no dar una dieta concreta, y es que normalmente las personas obesas ya han seguido otros tratamientos y multitud de regímenes, y para ellos, puede ser un alivio el que se les diga: “Bueno, pues usted verá, ya sabe lo que puede comer y lo que no, decida usted si hoy come carne o come pescado; no se lo voy a decir yo”.

El obeso tiene estancado el reino mutante tierra y, por lo tanto, tiene mucha tendencia a la hiperreflexión, incluso a la obsesión. El hecho de someterle a una dieta estricta puede ser un motivo más de obsesión.

Hay otro aspecto importante: se debe comer en estado de calma. Cuando se come con mucho nerviosismo, rápidamente, con prisa, se come peor y más abundantemente, alimenta la mitad y engorda el doble.

Si no se puede estar tranquilo, sentado, sin prisa, es mejor no comer, ya comerá en otro momento.

Es recomendable un día de ayuno semanal o quincenal. Va a cambiar la visión sobre la alimentación, y ayuda a perder el miedo a no comer. Y quizás, según las características del paciente, se le puede hablar del hambre en el mundo, y recordarle que el ayuno, aparte del beneficio personal, es un acto solidario con los que no tienen qué comer.

Otro aspecto a tratar es el del “ejercicio físico”. Habitualmente el obeso tiende al sedentarismo. Es aconsejable que hagan algo de ejercicio físico. No estamos hablando de “deportes” sino de una movilización general. Lo mejor es aconsejarles que empiecen caminando y que introduzcan algún ejercicio de movilización de sus energías

Tratamiento:

Nos planteamos en primer lugar restablecer la función del centro y esto lo vamos a hacer fundamentalmente con dos resonadores:

  • 12RM “el granero central”, puntura perpendicular. Este resonador es el punto Mu de estómago y también de todas las vísceras. Va a regular la función de todas las vísceras y en concreto, la que más nos interesa en este caso: el estómago 
  • 13H “La puerta de la manifestación”, localizado en el extremo de la primera costilla flotante. Es el punto Mu del Bazo y también es punto Mu de todos los órganos. La puntura, en este caso no es perpendicular sino ligeramente oblicua, por su localización. 

En toda obesidad encontramos un estancamiento de humedad, por lo tanto hay que dispersar la humedad

  • 40E “Abundancia generosa”, se puntura profundo; cuando se siente el Qi se realiza una manipulación de dispersión en tres niveles 
  • 36E “Divina indiferencia terrestre” 6BP “Cruce de los tres yin” Los dos se manipulan en dispersión 

Hay que atender al factor psíquico; va a depender de las características psicológicas del paciente. Habitualmente el resonador que se utiliza es
  • 7C “Puerta del espíritu” 
Pero si vemos que lo que caracteriza su psiquismo es la obsesión, vamos a utilizar
  • 49V “Asalto de la imaginación” Es el resonador que corresponde a la entidad visceral del Bazo. Se puntura en dispersión o bien se utiliza la moxa indirecta. 
Luego, tenemos que movilizar el agua y regular el Sanjiao, para eso vamos a utilizar tonificando

  • 2TR “Puerta de los líquidos” 
  • 9R “Homenaje a los esposos” 
En caso de no haberlo utilizado antes, añadimos:
  • 36E “Divina indiferencia terrestre” 
Cuando la energía general está muy ralentizada, se puede ayudar a su movilización tonificando:
  • 4IG “Boca del tigre” 
  • 7P “Joven misterioso” 
4IG tiene gran capacidad de movilizar la energía, porque pertenece al canal unitario Yang Ming, y 7P por ser el pulmón el maestro de la energía.

Obesidad por trastorno hormonal 

Tendremos que regular el eje agua-fuego:
  • 4DM “la puerta del destino” en tonificación
  • 17DM “La puerta interior del cerebro” puntura en tonificación. Este resonador se elige por el efecto que tiene sobre la hipófisis y su relación con el sistema hormonal.
Hay que añadir los resonadores Shu de la espalda del canal de vejiga, del bazo y del estómago:
  • 20V “Transportar para ofrecer en el bazo”
  • 21V “Transportar para ofrecer en el estómago” En estos dos resonadores el tratamiento se realiza con moxa indirecta
Obesidad por alteraciones cortico-suprarrenales

Bien por ingesta de corticoides o bien por enfermedad de Addison o insuficiencia corticosuprarrenal

Se caracterizan por la retención de líquidos y disminución del metabolismo.
  • 2TR “Puerta de los líquidos” Va a regular todo el movimiento de los líquidos. Puntura en tonificación; se puntura desde el espacio interdigital, buscando el 3TR
  • 10TR “El pozo celestial” Su acción también se centra en regular los líquidos. Puntura oblicua ascendente, en dirección al 11TR, manipulación en tonificación.
  • 39V “Almacenamiento del Yang”. Es el punto he especial del Sanjiao. Por tanto, va a tener una acción directa sobre todos los problemas de los líquidos que va a regular el Sanjiao. Puntura perpendicular, en tonificación.
Aparte de estos tres resonadores que nos iban a regular los líquidos o a controlar ese estancamiento de líquidos, por la conexión que tiene el eje hipotálamo-hipófisis con las suprarrenales, añadiríamos también:

17DM “La puerta interior del cerebro”


Obesidad posparto:

La obesidad posparto, se produce cuando ha habido problemas renales – o simplemente lumbalgias- durante el embarazo; o incluso sin que se haya manifestado patología, puesto que el embarazo disminuye la esencia de los riñones, aunque esta sea una situación totalmente reversible.

En este tipo de obesidad hay que tener en cuenta y tratar al psiquismo
  • 7C “Puerta del espíritu”
Fortalecer la energía de los riñones, la energía de todo el Tan Tien inferior:
  • 6RM “Mar del soplo”, puntura oblicua hacia abajo con fuerte tonificación y luego moxa indirecta
Para regular los líquidos utilizaremos los resonadores 2TR y 10TR que ya se han explicado

Hay otro regulador de acción específica sobre los líquidos que es
  • 9RM “División de las aguas” puntura en perpendicular.